Las 10 poses que toda modelo debe conocer

¿No sabes cómo posar como una modelo? Tanto si estás en el plató como en exteriores, estas son las 10 poses de modelo que toda modelo debe conocer para trabajar como una profesional.

diez_posiciones_de_modelo_femenino

Existe un lenguaje internacional que todos conocemos: el lenguaje corporal. Una expresión facial o una ligera inclinación de la cabeza pueden indicar emociones. La postura del cuerpo puede contar una historia. Ahora que ha decidido convertirse en modelo y estás a la caza de tu primer trabajo como modeloes hora de ponerse manos a la obra. Tu futuro va a estar lleno de cámaras parpadeantes y quieres estar preparada para ellas teniendo a tu disposición un arsenal de poses de modelo. Las necesitarás para crear magníficas fotos con las que rellenar tu carpeta de modelos, que necesitarás para conseguir trabajo en las mejores agencias de modelos. Así que, ¡manos a la obra!

Inspírate

Un sabio dijo una vez que la imitación es la forma más sincera de adulación. Aunque copiar la pose emblemática de una supermodelo no es una gran idea, sí lo es echar un vistazo a algunas más establecidas carteras de modelos para inspirarse. Sigue a modelos en las redes sociales, echa un vistazo a sus trabajos en prensa y pasarelas y hojea las páginas de las revistas de moda. Intenta interpretar las poses de las modelos con tu cuerpo y hazlas tuyas. La tuya cartera de modelos te lo agradecerá. Una vez que hayas entrado en calor, es hora de empezar a aprender lo básico. Vamos a desglosar las 10 poses que todo modelo principiante debe conocer.

Poses de modelo de pie

Para las fotografías de cuerpo entero, necesitas saber cómo encuadrar tu cuerpo para que se vea lo mejor posible en el objetivo.

Full Frontal

Aquí es donde la modelo posa con los hombros cuadrados hacia la cámara. Tus manos deberían estar haciendo cualquier cosa menos descansar sobre tus caderas. Engancha los pulgares en las trabillas del cinturón. Inclina la cabeza hacia un lado y pásate la mano contraria por el pelo, o apóyala suavemente en el hombro. Una ligera inclinación de los hombros te hace parecer relajado y transmite esa sensación al espectador. Intenta añadir un elemento asimétrico a tu pose. Dobla una rodilla, retrocede un pie o adelanta un hombro hacia la cámara.

Perfil

Cuando una modelo posa de perfil ante la cámara, un tronco fuerte puede marcar la diferencia. Piensa en un bailarín: cada centímetro de su cuerpo vibra con energía, incluso en reposo. Conoce cada parte de tu cuerpo, desde la parte superior de la cabeza hasta la punta de los pies. Activa los músculos. Al posar de perfil, puedes crear formas increíbles con tu cuerpo. Desplaza tu peso del centro y crea líneas interesantes. Inclinarse y estirarse pueden dar lugar a líneas largas y bonitas. Ten cuidado con la flexión de las extremidades: la perspectiva puede hacer que parezcan mucho más cortas. Deja espacio entre los brazos y el torso para que las extremidades parezcan esbeltas y suaves.

Los tres cuartos

La pose de tres cuartos es una pose de modelo básica que todo el mundo debería ser capaz de ejecutar correctamente. Te colocas con un pie detrás del otro, las caderas en dirección opuesta a la cámara y los hombros girados hacia ella. Es una postura estupenda para empezar cualquier sesión fotográfica, ya que se puede cambiar a muchas otras. También te permite crear una profundidad interesante con los brazos y las piernas. Mueve las manos hacia la cintura, pero gira los hombros hacia delante, permitiendo que las manos se deslicen hacia el interior del torso para crear una cintura más pequeña. Mete la rodilla trasera por detrás de la delantera y habrás creado una buena pose de modelo que hará girar cabezas.

Poses de modelo sentado

¿Acabas de llegar al plató para una sesión de fotos y te has encontrado con un sillón desgastado sobre un fondo blanco? Estas poses te dirán cómo sacarle partido a ese sillón.

El Lean-Forward

Estas poses de modelo pueden evocar muchas emociones diferentes en el espectador, dependiendo de cómo interactúe el torso con las piernas. Las rodillas juntas, los tobillos separados, el torso doblado hacia delante y los brazos abrazando con gracia las piernas darán una sensación de desolación y desamparo. Las rodillas separadas, los codos sobre las rodillas, el pecho erguido y la cara mirando con desprecio a la cámara dan una sensación de dureza y fuerza. La inocencia y la excitación se transmiten con las rodillas y los tobillos juntos y el trasero en el borde de la silla, y luego doblando suavemente el torso sobre los muslos, mientras mantienes los hombros y la cara alta, mirando a la cámara. (Piensa en la famosa pose de Marilyn Monroe que adornó millones de pósters de dormitorios).

El Lean-Back

Piensa en: tumbarse, cubrirse, dejar caer los brazos y las piernas. Una pierna sobre el brazo de la silla, la cabeza echada hacia atrás y la cara mirando a la cámara es juguetón y sexy. Las dos rodillas sobre el brazo, la espalda reclinada en la silla y la cara de aburrimiento dan un aspecto altivo e indiferente. Si pones los pies sobre el brazo y acercas las rodillas al pecho, abrazando suavemente las rodillas con los brazos, puedes crear una experiencia íntima y coqueta para el espectador. Sobre todo si añades un movimiento de pelo y te ríes a la cámara.

El suelo

Utiliza la silla como cualquier otro accesorio. Está ahí para que estés más guapa. Sentada en el suelo, puedes apoyarte en ella. Estira las piernas y apoya los brazos en el asiento. Eso sí, ten en cuenta el ángulo desde el que te está fotografiando el fotógrafo. Si están a tus 12 en punto, mueve las piernas a la 1:30. Así conseguirás que esas piernas duren días. El trabajo de suelo puede ser el más difícil. La parte de nuestro cerebro que controla la postura puede desconectarse por completo cuando nos sentamos en el suelo. Presta atención a tu postura y asegúrate de que mantienes el tronco en su sitio. Las posturas de rodillas implican mucho trabajo muscular. Deberás utilizar el tronco y los muslos para levantar el trasero de las pantorrillas. De este modo, tus muslos parecerán más suaves, tus nalgas más turgentes y tus pantorrillas más pequeñas. No es una postura de modelo principiante. Pero con un poco de práctica en el espejo la conseguirás en un abrir y cerrar de ojos.

Poses de modelo facial

Posar para una foto de frente intensa y sin adulterar puede resultar muy intimidante. No hay nada que distraiga la atención de tu rostro. Sólo estás tú y la cámara. Para tranquilizarte, piensa que es un selfie tomado por otra persona.

El Smize

¡Justo como Tyra nos enseñó! Levanta una ceja. Separe ligeramente los labios. Cambia la forma en que tus hombros miran a la cámara. En la foto de cara es donde todo ese tiempo practicando poses de modelo en tu tocador da sus frutos. Los rostros no son simétricos, así que determina cuál es tu lado más fuerte y aprende a trabajarlo. Intenta apretar y aflojar la mandíbula. Los distintos grupos musculares pueden modificar ligeramente la estructura ósea y dar un aspecto diferente. Truco: si buscas esa mirada de sueño y felicidad, no cierres los ojos. Dirige la mirada hacia abajo y hacia otro lado mientras mantienes la cabeza erguida. Así mantendrás los párpados relajados y las pestañas bien abiertas.

La Mano

Utiliza las manos para crear bellas formas que enmarquen tu rostro. Lleva el talón de la mano a la frente e inclina la barbilla hacia arriba. Apoya suavemente la barbilla en el dorso de la mano. Los gestos más sencillos pueden aportar mucho. Mantener la misma expresión facial neutra y cambiar simplemente de mano es un truco estupendo para practicar poses de modelo principiante.

El hombro

Con un hombro hacia la cámara, una mirada por encima de él puede decir mucho. Este truco le dirá a cualquier fotógrafo que sabes posar como una modelo. Cuando trabajes en cualquier tipo de perfil, es importante recordar algunas cosas. En primer lugar, debes encontrar la luz. Ten en cuenta cómo se proyectan las sombras sobre tu cara. En segundo lugar, debes seguir la nariz. Si extiendes demasiado la mirada, mostrarás demasiado el blanco de los ojos. Para una pose prolongada, deja que tu mirada siga hacia donde apunta tu nariz. Cambia de postura levantando uno o ambos hombros. Prueba a levantar la mano más alejada de la cámara para que descanse sobre tu hombro. Esta pose es otra muy versátil que toda modelo necesita en su repertorio.

Movimientos de modelos

Saber crear movimiento en una fotografía fija es una habilidad que hará que te contraten una y otra vez.

La mudanza

  • Si llevas una prenda vaporosa, muévele el dobladillo. Las faldas con vuelo son un accesorio fotográfico divertido.
  • Mientras trabajas en un estudio, que un ventilador se dirija a ti. Vive tu momento Beyoncé y deja que tu pelo trabaje esa brisa.
  • Camina. Sitúate en un ángulo respecto al fotógrafo. Mantén una zancada suave y ralentiza tus pasos.
  • A lo grande. ¡Salta! ¡Salta! ¡Pirouetas! Baila. Aunque todas las fotos acaben en el suelo de la sala de montaje, sacar toda esa energía reprimida y nerviosa en el plató puede prepararte para posar aún mejor durante toda la sesión.
  • El tiempo es muy importante. Ajusta la postura cada tres segundos. Esto no significa cambiarla por completo. Sólo una pequeña inclinación de la cabeza, o mirar hacia otro lado, o ajustar los dedos o la posición de los hombros.

¿Quieres más formas de encarrilar tu carrera de modelo?
Todo lo que hay que saber para que una sesión de fotos de moda sea un éxito
Cómo conseguir 20.000 seguidores en Instagram
Impuestos para autónomos: Guía del profesional creativo sobre contabilidad e impuestos

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tus habilidades fotográficas con nuestro paquete gratuito para principiantes (*solo en inglés). Accede a consejos exclusivos y herramientas para perfeccionar tu arte y expandir tu negocio.

Nombre
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo

Última

es_ESES