El vínculo entre los creativos y el subempleo

El estereotipo del camarero licenciado en arte es familiar, pero ¿es cierto? Infórmate sobre el aumento del subempleo y cómo afecta a los profesionales creativos.

creativos_y_subempleo

La primera vez que me di cuenta de que formaba parte de las masas subempleadas fue en 2015, unos dos años después de haberme licenciado en Periodismo. La Oficina Presupuestaria Parlamentaria (OBP) publicó un informe canadiense estudio del mercado laboral de ese año que arrojó resultados desalentadores: 40% de los titulados universitarios, de 25 a 34 años, estaban sobrecualificados para sus puestos de trabajo, lo que suponía unas 600.000 personas. El estudio reveló que esta cifra no había dejado de aumentar en el último cuarto de siglo, desde los 32% de 1991.

Las conclusiones de la OBP me obligaron a examinar mi situación actual. En aquel momento trabajaba como recepcionista, y aunque me esforzaba por freelance un artículo de vez en cuando, mi formación formal por valor de $40.000 fue, en su mayor parte, muy descuidada. No es que no quisiera trabajar en mi campo o que no poseyera las aptitudes necesarias, pero desde luego no tenía la experiencia ni los conocimientos sobre entrevistas necesarios para competir por los pocos puestos de periodismo disponibles.

En algún lugar de la zona gris que existe entre el empleo y el desempleo se encuentra la inquietante realidad de estar subempleado. El subempleo se refiere a las personas que trabajan, pero lejos de su plena capacidad. Esto incluye a los trabajadores a tiempo parcial y a los contratados que buscan un trabajo permanente a tiempo completo, así como a los licenciados universitarios que trabajan en puestos de bajo nivel y mal pagados debido a la falta de mejores oportunidades en su campo.

Para un número asombroso de trabajadores cualificados y formados, el subempleo es ineludible, e incluso si no has oído el término antes, es muy probable que lo hayas experimentado en algún momento. Digo esto porque actualmente nos encontramos en el meollo de un fenómeno de subempleo a escala mundial. Los jóvenes y los trabajadores creativos se encuentran entre los grupos que tienden a ser especialmente vulnerables, debido a la fuerte competencia en una serie de sectores en retroceso.

Para un número asombroso de trabajadores cualificados y formados, el subempleo es ineludible, e incluso si no has oído el término antes, es muy probable que lo hayas experimentado en algún momento.

En Canadá, las pruebas sugieren que los contratos sin compromiso son en aumentoy la proporción de jóvenes que trabajan a tiempo parcial se ha más que duplicado, de 21 a 45% entre 1976 y 2016, dejando a muchos que complementen con lo que CBC News ha denominado "el negocio paralelo de los millennials". En Estados Unidos, la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) definió la tasa de subempleo como 13,7% en mayo de 2016. Más recientemente, en mayo de 2018, Burning Glass y el Instituto Strada para el Futuro del Trabajo publicaron un encuesta que sugería que 43% de los licenciados universitarios en EE.UU. estaban subempleados.

En el Reino Unido, el subempleo afecta a 9,7% de la población general, es decir, a 3,3 millones de trabajadores, según la información publicada en un informe de 2017 informe sobre el mercado laboral por la Oficina Nacional de Estadística. Y según la últimas cifras publicado por la Oficina Australiana de Estadística (ABS), la tasa nacional de subempleo de Australia se sitúa en el 8,3% en febrero de 2018. En todos estos casos, la tasa nacional de subempleo superó a las cifras nacionales de desempleo -en algunos casos, en más del doble-, lo que dice mucho de la omnipresencia del subempleo en todas las profesiones.

Es un estereotipo que todos conocemos demasiado bien -un barista con una licenciatura- y para los que buscan una carrera creativa, trabajar como barista, camarero, recepcionista o asociado en una tienda mientras esperas tu real carrera para empezar se ha convertido en algo habitual. Por desgracia, éste es simplemente el estado actual de las cosas. En todas las industrias, se están eliminando puestos de trabajo y sustituyéndolos por servicios y tecnologías automatizados, lo que hace que el mercado laboral se reduzca constantemente, y la competencia por los puestos creativos es máxima, dada la volatilidad de muchas industrias creativas.

La industria editorial es un buen ejemplo. El 14 de junio, Rogers Media -la empresa detrás de importantes revistas canadienses como Maclean's, Chatelaine, Today's Parent y ¡Hola! Canadá-anunció que reorganizaba su equipo de contenidos y publicaciones digitales. 75 empleados a tiempo completo despedido como resultado. Según las proyecciones publicadas por Monstruoel gobierno federal prevé que el sector de la edición de periódicos perderá este año 24,8% de sus 326.000 puestos de trabajo. Sólo este año, más de 80.000 editores, escritores y productores desplazados serán víctimas de la contracción del mercado laboral canadiense, y también corren peligro los de industrias como la fabricación de prendas de vestir, la imprenta, las artes escénicas y las artes visuales y aplicadas.

En otras partes del mundo se pueden encontrar ejemplos igualmente sombríos. estadounidense Vogue ha realizado recientemente su ronda de despidos en los dos últimos años, debido al descenso de las ventas de publicidad impresa y al aumento de la demanda de medios digitales. En el mes de junio también se produjeron importantes reducciones de plantilla en American Greetingsse eliminan más de 100 puestos de trabajo en una empresa de medios de comunicación con sede en Tulsa PennWelly una reestructuración en Sony Pictures Television que costará un número indeterminado de puestos de trabajo.

En mayo, el grupo mediático BT, una de las mayores empresas del Reino Unido, anunciado que recortarían 13.000 puestos de trabajo en el transcurso de los próximos tres años. A principios de este año, la empresa matriz de Snapchat, Snap anunciado iban a sufrir otra ronda de recortes, despidiendo a más de 100 empleados. A finales del año pasado, BuzzFeed UK prescindió de 23 de los 76 periodistas del sitio web como parte de un programa de reducción de costes.

A pesar de esta alarmante tendencia, existe algo parecido a un lado positivo. El subempleo ha existido el tiempo suficiente para que los principales medios de comunicación le presten cierta atención. Ahora estamos comprendiendo qué es el subempleo y cómo cortarlo de raíz.

A través de CBCSandro Perruzza, director ejecutivo de la Sociedad de Ingenieros Profesionales de Ontario, afirma que la forma más eficaz de hacer frente al subempleo es anticiparse, recomendando a los estudiantes que opten por programas cooperativos y de aprendizaje mientras aún están estudiando. Otra solución: si puedes elegir, no te conformes con cualquier trabajo de posgrado. Los patrones muestran que una vez que los licenciados empiezan subempleados, la inercia puede impedirles salir de ese atolladero.

Pero, ¿qué pasa con los licenciados que ya se han visto estancados por la implacable garra del subempleo? Puede que la solución no sea coser y cantar, pero el subempleo no tiene por qué ser una sentencia de muerte para tu carrera.

Sé creativo con la forma en que te expresas creativamente, para que cuando llegue el momento de demostrar tus habilidades para ser contratado, sigan siendo sólidas y relevantes.

Si tus habilidades creativas son tu argumento de venta, el subempleo puede suponer un riesgo inminente. Además de ser desalentador y malo para la moral, el subempleo a largo plazo puede provocar la erosión de habilidades y conocimientos. Dicho esto, el empleo remunerado no es la única forma de aprovechar tu formación formal. Si todo lo demás falla, aprovecha esas habilidades de forma recreativa. Si eres escritor, crea un blog personalo busca otro medio para escribir de forma voluntaria. Si eres artista, dedícate a crear imágenes diarias para tus seguidores de Twitter o Instagram. Si eres diseñador gráfico, ofrécete voluntario para diseñar un logotipo para una asociación benéfica y, de paso, consigue una gran exposición. Sé creativo a la hora de expresarte creativamente, para que cuando llegue el momento de demostrar tus habilidades para ser contratado, sigan siendo sólidas y relevantes.

Más allá de fomentar un sólido conjunto de habilidades, la voluntad de pagar las propias cuotas podría ser la diferencia entre un postgraduado empleado y uno subempleado. Esto puede adoptar la forma de búsqueda exhaustiva de empleo, creación de redes, prácticas a tiempo parcial y, en algunos casos, traslado.

El autoempleo también puede ser una alternativa interesante a la infrautilización laboral. Para quienes tienen aptitudes que pueden comercializarse de forma viable como autónomos o por contrato, el trabajo por cuenta propia permite a los trabajadores controlar su propia situación laboral. Ten en cuenta, sin embargo, que el trabajo por cuenta propia suele garantizar exactamente lo contrario de un empleo estable, sobre todo en las primeras etapas. Para que el trabajo por cuenta propia funcione para ti, puede que sea necesario complementarlo con un trabajo diurno hasta que empiece a rodar la pelota. Ipso facto, podrías acabar subempleado voluntariamente para escapar del subempleo involuntario.

El buscador de empleo Monstruo divide el subempleo en tres categorías para ayudar a los afectados a comprender mejor a qué se enfrentan. En primer lugar, está el Síndrome del "Acepto cualquier trabajo", que se refiere a las personas subempleadas que se han visto obligadas a aceptar trabajos poco cualificados por una fracción del salario y el prestigio de sus puestos anteriores. En segundo lugar, el síndrome del subempleo en el lugar de trabajo, que se refiere a los empleados que no tienen la oportunidad de escalar profesionalmente en su lugar de trabajo actual. Por último, el síndrome del subempleo por elección, que se refiere a un porcentaje de empleados que han considerado sus opciones profesionales actuales desde una perspectiva más amplia y han optado por replantearse sus perspectivas. Para estos trabajadores, el subempleo sirve simplemente como medio de transición.

En este momento, el subempleo está más extendido que el desempleo, y afecta a los medios de vida de millones de personas, aunque se hable menos de él.

Una cosa que podemos deducir de la opinión de Monster sobre el subempleo es que no es necesariamente algo inherentemente negativo, siempre que el subempleo sirva como pieza de un rompecabezas profesional más amplio. Lo que es importante señalar aquí es que hay una diferencia entre experimentar el subempleo y estar subempleado crónicamente. Cuanto más tiempo permanece subempleada una persona, más se convierte en un factor de riesgo el menosprecio de la autoestima. Y como la autoestima está implicada, el subempleo supone una amenaza para los medios de vida en general, ya que se tambalea precariamente en la delgada línea que separa la satisfacción en el trabajo de la satisfacción en general.

Escribir sobre ForbesJessica Lutz se refiere al subempleo como "el elefante de la nación", sugiriendo que nuestra atención colectiva parece centrarse en las tasas de desempleo frente a las de empleo, dejando que quienes están subempleados pasen en gran medida desapercibidos. En este momento, el subempleo está más extendido que el desempleo, y afecta a los medios de vida de millones de personas; sin embargo, se habla menos de él, mucho menos, lo que atribuye un sentimiento de vergüenza a esta experiencia.

Más allá de las cifras, no hay suficiente gente que hable de la experiencia real de estar subempleado. La sugerencia de Lutz para mitigar esa vergüenza es tan sencilla como iniciar una conversación con los compañeros y prestar atención al tema.

Y no se equivoca. Independientemente de quiénes seamos y de la solidez de nuestras habilidades, el subempleo golpea donde más duele, a un número alarmante de creativos apasionados y capaces, a escala mundial. En lugar de interiorizar esos inevitables sentimientos de desesperanza e inadecuación, ¿por qué no proyectar las frustraciones hacia el exterior, para que como comunidad podamos romper el ciclo autoperpetuador del subempleo?

Desde que me licencié, he trabajado como transcriptora, camarera, asistente personal y recepcionista para complementar mis trabajos esporádicos de escritura creativa. Podría decirse que yo misma elegí el subempleo, pero sólo después de que el subempleo me eligiera a mí. Me he dado cuenta de que estar subempleada era -es- parte de mi historia, así que intento tomarme con humor el riesgo inminente que supone. Por lo que a mí respecta, mientras siga trabajando duro con mi portátil, intentando alcanzar mis objetivos profesionales, seguiré obteniendo lo mejor del subempleo.

Zakiya Kassam es redactora independiente y editora técnica. Actualmente trabaja para Revista Tendencias del Hogar Canadiense y sus artículos han aparecido en The Globe and Mail. Puedes encontrarla en Twitter en @zakkassam.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tu fotografía con nuestra guía gratuita de recursos. Obtén acceso exclusivo a consejos, trucos y herramientas para perfeccionar tu oficio, crear tu portafolio online y hacer crecer tu negocio.

Nombre(Obligatorio)
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo
Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.
es_ESES