El icónico fotógrafo de monopatines Tobin Yelland da consejos profesionales

Para labrarse una carrera fotográfica de tres décadas hace falta empuje, contactos y la habilidad de un skater para volver a levantarse.

tobin yelland fotografía de monopatín 1

A mediados de los 80, cuando el monopatín aún no era el enorme fenómeno en el que pronto se convertiría, Tobin Yelland cogió una cámara que su madre tenía por casa y empezó a fotografiar a sus amigos. En aquella época no había mucha competencia para los fotógrafos de skate, y Yelland consiguió publicar un par de fotos a los 15 años. Esto le valió un fantástico $100 y la perspectiva de un futuro haciendo algo que le gustaba.

"Fue como: 'Vaya, Dios, espera, $100. Esto podría ser un trabajo'", dice Yelland por teléfono desde la cocina del estudio de arte de su amigo en Los Ángeles. "A partir de ese momento, quise ser fotógrafo. Pensé que sería una forma increíble de ganarme la vida".

Como a muchos fotógrafos, a Yelland le hipnotizaba lo que podía hacer una cámara: la idea de que, al menos hasta que uno aprende, crear un recuerdo físico de algo parece casi magia. Junto con su entusiasmo por el reto científico de averiguar exactamente cómo hacer una exposición o una impresión perfectas, es una sensación que aún le acompaña, décadas después.

"Creo que mi impulso original era mirar una cámara y tratar de entenderla. Era mágico, estar en el cuarto oscuro revelando una copia de un trozo de papel blanco y convertirla en una imagen, esperar a que apareciera esa imagen. Es una historia tópica, pero sigue pareciendo mágica".

Sigue pareciendo magia.

Ray_Barbee_Tobin_Yelland
Tobin_Yelland_Jason_Lee_skateboarding

A partir de ahí, convertirse en fotógrafo profesional no era una idea demasiado descabellada: una habitación en un apartamento, en aquella época, en San Francisco costaba unos $300, y Yelland calculó que podría conseguir que le publicaran más trabajos unas cinco veces, con lo que cubriría sus gastos mensuales. Decidió no ir a la universidad y poner toda su energía en el patinaje y la fotografía de skate. Antes de que le apoyara por completo, hizo lo mismo la mayoría de los artistas que es encontrar trabajos que paguen las facturas. Fue ayudante de electricista, trabajó en la construcción, repartió verduras en restaurantes... cualquier cosa que le mantuviera a flote, trabajos en los que podía entrar y salir según sus necesidades.

"Fotografiaba todos los días", dice Yelland. "Eso es lo que hacía. Era el momento de la verdad, porque no quería volver a la construcción. Era como: 'Voy a hacer esto 24 horas al día, 7 días a la semana, y seré fotógrafo'. Mi madre era artista, así que a veces la fotografiaba haciendo sus obras, o me contrataban para diferentes trabajos artísticos. Las bandas me pedían que las fotografiara y me pagaban un poco, o me publicaban fotografías en distintas publicaciones de San Francisco. Luego me surgieron oportunidades para hacer fotografías fijas de películas y carteles de cine, algunas cosas de moda, algo de publicidad. Una cosa lleva a la otra. Conoces a un grupo de gente en un proyecto y luego sigues en contacto con ellos, y puedes ir y venir y hacer más trabajos con más gente. Cada vez va a más".

Fotografiaba todos los días. Era el momento de la verdad, porque no quería volver a la construcción.

Desde que empezó con una cámara prestada y unos cuantos amigos patinando por la ciudad, Yelland ha fotografiado a famosos como Justin Bieber, Henry Rollins, y Jason Lee. Ha trabajado para todo el mundo, desde *The New York Times* a Hypebeastasí como campañas para marcas como Fender, Calvin Klein y Vans. Además de hacer fotos fijas y carteles de cine, lleva más de dos décadas exponiendo sus trabajos fotográficos y cinematográficos en lugares como el Centro de las Artes de Yerba Buena, Philadelphia's Instituto de Arte Contemporáneoy Aturdidos y confundidosde Londres. Una cosa es dedicarse a una pasión y crear una cartera, y otra muy distinta ganarse la vida con ello. Y Yelland lo considera un proceso en dos partes.

"Hay que crear un corpus de trabajo y también una red de gente, amigos y personas con ideas afines", dice Yelland. "Hay que cavar, en plan: 'Vale, estamos a 15 de junio y tengo facturas que vencen el 1 de julio'. Así que empiezas a llamar por teléfono, a enviar correos electrónicos, a salir, a ir a fiestas, a conocer gente nueva. Creo que eso tiene mucho que ver: conocer gente nueva, ser extrovertido. Cuanta más confianza tengo en lo que hago, más me gusta lo que hago, con más gente puedo compartir lo que hago, más oportunidades me llegan".

tobin-yelland-skateboard-photography-2
tobin-yelland-fotografía-3

Me siento como si hubiera robado algo, o como si me hubiera metido dinero en el bolsillo, cuando consigo una buena fotografía.

Eso ayuda cuando se tiene una estética tan natural como la de Yelland. En sus retratos y en su estilo de vida, los sujetos siempre parecen sentirse infinitamente cómodos, y sus fotografías de skate parecen intemporales, como si las hubiera tomado alguien que estaba en el momento justo en el lugar adecuado, sin ninguna producción ni brillo innecesarios. Esto último se debe en parte al hecho de que el tipo es un auténtico producto de esas escenas, pero también a dónde encontraba la inspiración. Fotógrafos como Craig Stecyk, que fotografió a los chicos de Dogtown y Z-Boys, y Mörizen Föche, alias Mofo, son grandes influencias. Ambos tienen un estilo agresivo y buscan personajes interesantes y llenos de energía, sin flash. Yelland busca crear una intensidad similar en sus retratos, lo que hace que sus sujetos parezcan multidimensionales.

"Siento que intento robar un momento, que intento salirme con la mía en mi fotografía. No quiero menospreciar a nadie con la fotografía que le hago, pero siento que he robado algo, o que me he metido dinero en el bolsillo, cuando consigo una buena fotografía. Me digo: "¡Vaya, he marcado!". Y he marcado para mí. Hay que buscar esa buena sensación cuando tienes una gran fotografía. Eso es definitivamente lo que busco".

Para los jóvenes fotógrafos que buscan encontrar su propio estilo natural, Yelland tiene algunos consejos imposiblemente sencillos pero muy eficaces. La primera parte no dista mucho de los consejos del también fotógrafo Ryan McGinley durante su Discurso de graduación de Parsons 2014en la que instaba a los estudiantes: "No compitáis".

"Intenta ocupar la mayor parte de tu tiempo fotografiando lo que quieres fotografiar porque quieres fotografiarlo", dice Yelland. "No porque te parezca lo correcto. Intenta también aprender de la gente. Busca mentores. Creo que las personas con más éxito, o las que obtienen más inspiración, son las que no tienen miedo de llamar a la puerta de alguien, hacer una llamada telefónica o enviarle un correo electrónico diciéndole: 'Oye, me encanta tu trabajo, ¿te importa si te invito a comer o a tomar un café y te hago algunas preguntas?'". Aprender de la gente, aprender cómo fotografían los demás y desenvolverse en el oficio de fotógrafo, y encontrar la manera de ganarse la vida con ello pero también de sentirse realizado creativamente. Es una especie de acertijo".

tobin-yelland-fotografía-5
1997_Sheffy_Tobin_Yelland

Mucha creatividad personas y escenas han nacido del monopatín, que parece atraer a pensadores fuera de lo común, como Ed Templeton o Mark Gonzales. Podría ser la unión de este deporte entre lo físico y lo artístico. patinar al ritmo de "Traneing In" de John Coltranees tan ajeno a la percepción media de lo que es el monopatín. Es fluido, natural y divertido, y parece menos una hazaña que un tipo que ha encontrado una forma fácil de desplazarse. Además, como en cualquier actividad creativa, la única forma de perseverar es acostumbrarse a fracasar una y otra vez, sin estar nunca seguro de que tus intentos de hacer un truco o una idea vayan a dar resultado. Los skaters están acostumbrados a caer y volver a levantarse. Es una ventaja inherente al artista. Y es algo a lo que Tobin Yelland está acostumbrado.

"Tienes que fallar la mayoría de las veces", dice Yelland. "Hay gente que consigue hacer todos los trucos, o la mayoría. Pero la mayoría de las personas a las que veo patinando lo intentan, se caen y se hacen mucho daño una y otra vez, y luego lo consiguen una vez. Y luego puede que sus amigos les hagan una foto o un vídeo, o puede que no. Pero lo haces una vez y dices: "¡Vaya! Lo he conseguido". Esa es la recompensa. Está bien fracasar, y el fracaso forma parte de ello. Si no fracasas, no lo estás intentando de verdad".

Ver más de Fotografía de Tobin Yelland en su cartera, construida con Format.

Tobin_Yelland_skate_photography
speyer_tobin_yelland
Tobin_Yelland_Julien_Stranger
Tobin_Yelland_Julien_Stranger_full_pipe
Tobin_Yelland_Photography_Mike_Carroll
A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tus habilidades fotográficas con nuestro paquete gratuito para principiantes (*solo en inglés). Accede a consejos exclusivos y herramientas para perfeccionar tu arte y expandir tu negocio.

Nombre
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo

Última

es_ESES