Trabajo autónomo: Consejos de supervivencia sobre salud mental para profesionales creativos

Consejos para sobrevivir mentalmente a la vida como profesional creativo autónomo.

chris warton muji 1

Imagen de cabecera de Chris Warton para Muji

Soy puntual. Llego pronto a las reuniones, respondo rápido al correo electrónico. Como productor de audio autónomo, es un rasgo del que me enorgullezco. Imagino que demuestra mi fiabilidad, organización y respeto por los demás. Entonces leo este estudio sugiriendo que podría tratarse simplemente de una percepción deformada del tiempo.

Resulta que mi puntualidad puede ser el resultado de experimentar que los minutos pasan más deprisa que un reloj. Es algo positivo cuando se trabaja con otras personas, pero tiene su reverso. Trabajando sola, mi veloz cerebro se convence fácilmente de que no hay suficientes horas en el día para completar las tareas. También puede agitarse con la sensación de que he dedicado demasiado tiempo a los proyectos.

Cuando me di cuenta de que mi metrónomo interno estaba apagado, lo compensé comprando el mejor ratón ergonómico de ordenador para deslizarme por la pantalla a toda velocidad. Lamentablemente, no solucionó el problema, pero sigue siendo un ratón estupendo. Reflexionando sobre estas cuestiones de los plazos del trabajo autónomo y las revelaciones personales, me pregunté a qué puedo aferrarme, además de a mi ratón bien diseñado, mientras navego por una incipiente carrera creativa. ¿Cómo sé que soy buena en lo que hago y que debo seguir haciéndolo?

Tras tres años trabajando como autónoma en un campo creativo, he descubierto algunas estrategias a las que agarrarme mientras avanzo por el camino, intentando mantenerlo todo en orden. Mi modesta esperanza es que algo de lo aquí expuesto resulte útil a otros profesionales creativos que luchan contra el estrés, la incertidumbre y el tic-tac de seguir un camino desconocido.

1. Poner el tiempo en perspectiva

Conseguir "una gran oportunidad" es diferente para cada persona. Lo que todos los creativos tienen en común es que es imposible saber cuándo ocurrirá, o si ocurrirá. Resulta que esto es muy estresante para los humanos porque cuanto más tiempo invertimos en conseguir una recompensa impredecible, más inseguros nos sentimos de que alguna vez la alcanzaremos.

Para mí, esto puede significar sentirme más desesperanzada con cada hora que invierto en un proyecto que aún no ha visto el éxito. Cuando me siento así, intento dar un paso atrás, reconocer que no ha pasado mucho tiempo en el gráfico circular de mi vida y mirar mi útil taza que dice: "Cálmate de una puta vez".

2. Establecer objetivos dentro de tu control

Hablando de imprevisibilidad, esto es lo que no me funcionó: fijarme objetivos cuyo resultado no podía controlar. Al principio, me propuse lo que consideré un objetivo poco ambicioso: publicar un artículo en la CBC y en la NPR en el plazo de un año. ¿Parece razonable? Pues fracasé en ambos y me sentí muy avergonzada.

Durante mucho tiempo estos fracasos eclipsaron mis otros éxitos y dañaron mi confianza. Ahora, cuando me marco objetivos, es para tareas que están totalmente bajo mi control (por ejemplo, escribir un poco cada día, enviar una cierta cantidad de lanzamientos, aprender a pronunciar correctamente "archipiélago", etc.).

3. Enfrentarse a la envidia profesional

Esto era un gran problema. Las personas que yo identificaba como que empezaban al mismo tiempo que yo parecían estar consiguiendo trabajos impresionantes, obteniendo mentores importantes (más sobre esto más adelante) y básicamente ganando. Y si ellos estaban ganando, yo debía de estar perdiendo. Entonces oí al presentador de este podcast describir su idea de lo opuesto a la envidia. Yo pensaba en algo como "confianza" o "apoyo", pero él describió lo contrario de la envidia como conexión. Algo de eso encajó en mí. Cuando dirijo mi mirada láser de ojos verdes hacia otra persona, borro su humanidad y asumo que conozco sus luchas (o la falta de ellas).

Irónicamente, me sentí atraído por una carrera en la creación de historias sonoras por sus poderes de empatía. Soy el tipo de persona que destaca esta cita en Expiación de Ian McEwan después de proclamar el SÍ en voz alta: "No era sólo la maldad y la intriga lo que hacía infeliz a la gente, era la confusión y la incomprensión; sobre todo, era no comprender la sencilla verdad de que otras personas son tan reales como tú. Y sólo en un cuento podías entrar en esas mentes diferentes y mostrar cómo tenían el mismo valor. Ésa era la única moraleja que debía tener un cuento".

Cuando pierdo este sentimiento amoroso de "los demás son tan reales como tú", sé que la supresión o la distracción no lo solucionarán. Así que entretengo un poco al demonio de la envidia despotricando ante algún amigo de confianza (afortunadamente, la mayoría de mis amigos tienen poca paciencia con mi autoindulgencia) y luego trabajo en esa parte de conexión.

Para mí, la conexión consiste en decir siempre a otros artistas cuando me gusta su trabajo, permitir que se enorgullezcan de mis obras favoritas y ser activo en mis amistades.

4. Compartir tus recursos

Es importante señalar que una pequeña parte de esta envidia tenía su origen en algo real: observar a qué poblaciones se les abren las puertas.

Mi sector, como muchos otros, tiene una cantidad desproporcionada de hombres heterosexuales, educados y blancos en la cima. Seamos realistas, todavía me enfado por esto. Pero cuando mi nube inicial de autojustificación se disipó y mi niebla de privilegios se despejó y la precipitación de -es broma, se acabó la metáfora- la cuestión es que tuve un despertar que me obligó a reconocer que yo misma tengo muchísimo acceso y recursos.

Tras un año quejándome, decidí dejar de contribuir al problema y compartir lo que tengo con la gente de los márgenes. Para mí, esto ha significado impartir talleres de bajo coste o gratuitos, compartir habilidades y seguir trabajando para cambiar un statu quo que excluye a la gente.

5. Enfrentarse sin un mentor

A pesar de buscar, nunca he encontrado un mentor formal y no sé si alguna vez lo encontraré. Dios sabe que me vendría bien uno. Para mí ha sido un aprendizaje lento porque la mayor parte del tiempo me enseño a mí misma (gracias a Internet). Pero los mentores no sólo ayudan en el aprendizaje y el acceso, sino también en la validación.

La mayor parte del tiempo me siento tan falto de talento como una bolsa de caca de perro con agujeros. La única razón por la que no me derrumbo totalmente en el vacío de mi propio autodesprecio se debe a un pequeño grupo de amigos y conocidos profesionales que opinan pacientemente sobre mi trabajo.

Este proceso empezó con encontrar a una sola persona que se tomara en serio mi trabajo y corresponderle con el mismo cuidado y atención.

6. Divide tu ego

Hace aproximadamente un año, empecé a escribir más en serio y no me imaginaba lo útil que sería para mi cordura dedicarme a dos medios creativos. Escribir tiene sus propias incertidumbres paralizantes, pero al menos mi ego está dividido y me siento menos devastada cuando fracaso en un ámbito.

También soy voluntaria en la biblioteca. Esto me hace sentir bien.

Estoy segura de que todavía tengo en mi futuro febriles búsquedas nocturnas en Google para cambiar de profesión. Quizá debería ser arboricultor, criador de siluros, albañil, sommelier de té, electricista, enterrador, taquígrafo, cuidador nocturno de zoológico. Pero, de momento, seguiré trabajando porque, después de todo, no ha pasado tanto tiempo.

Ellie Gordon-Moershel es una productora de audio independiente. Más información sobre su trabajo en su cartera.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tu fotografía con nuestra guía gratuita de recursos. Obtén acceso exclusivo a consejos, trucos y herramientas para perfeccionar tu oficio, crear tu portafolio online y hacer crecer tu negocio.

Nombre(Obligatorio)
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo
Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.
es_ESES