Carrera fotográfica: Cómo convertirse en fotoperiodista profesional

Cuatro fotoperiodistas profesionales consagrados comparten sus secretos para tener éxito en su carrera fotográfica y conseguir ser publicados por periódicos de primera línea como el New York Times.

fotoperiodista héroe imagen 1

El fotoperiodismo es una carrera fotográfica que requiere habilidad y pasión. No es un trabajo fácil. Un fotoperiodista se basa únicamente en imágenes para contar una historia. Atraviesan peligrosas zonas de guerra, aglomeraciones políticas y comunidades aisladas. Cada historia es un reto diferente que requiere un fotógrafo experto con agallas, gusto y paciencia.

Desde la edad de oro del fotoperiodismo terminó en la década de 1970Los fotoperiodistas se han desenvuelto en una atmósfera en constante cambio. La aparición de las cámaras digitales, por ejemplo, ha hecho imprescindible que organizaciones como la Asociación Nacional de Fotógrafos de Prensa de Estados Unidos (NPPA) establezcan un código ético para poner fin a la manipulación de las imágenes y se adhieran a informar "veraz, honesta y objetivamente."

¿Cómo se convierte un fotógrafo en fotoperiodista? ¿Necesita una licenciatura en periodismo o un trabajo en una publicación de noticias? Hablamos con fotoperiodistas de todo el mundo para que nos cuenten cómo se forman. construyó una carrera de la fotografía. Para algunos profesionales, este camino comenzó como parte de sus estudios en la escuela, y para otros evolucionó durante un largo periodo a partir de una pasión a tiempo parcial.

Siga leyendo Annie Sakkab, Ian Brown, Jeffrey Browny Keith Lane comparten cómo se convirtieron en fotoperiodistas y cómo su trabajo fue destacado por El New York Times, The Globe & Mail, The Guardian, El Washington Post y Bloomberg.

¿Quiere saber más sobre cómo publicar?
Cómo publicar en National Geographic
Elizabeth Renstrom, editora fotográfica de Vice Magazine, quiere magia
Devin Washburn, director artístico de Lucky Peach, es un bombón
Cómo me publicó el New York Times

jeff-brown-fotoperiodista

No tengas miedo de hablar con alguien a quien quieras fotografiar y hacer un reportaje. Todo el mundo tiene una historia que contar y la mayoría estará encantada de hablar contigo.

Jeffrey Brown

Mi primer trabajo remunerado como fotógrafo fue fotografiando institutos para una revista deportiva del oeste de Kentucky. Tardé poco más de un año en darme cuenta de que el fotoperiodismo podía convertirse en una carrera y en un trabajo con el que podía obtener parte de mis ingresos. Desde que empecé a estudiar fotoperiodismo supe que era la carrera que quería, pero siempre intentaba encontrar la forma de obtener ingresos con ella. En poco más de un año ya tenía unos pequeños ingresos. Ahora, unos seis años más tarde, esto se ha convertido en la fuente de todos mis ingresos.

Ha habido muchas cosas importantes que me han ayudado a crecer como fotógrafo. Una de las más importantes para mí fue tener un mentor, alguien con mucha experiencia. Alguien que te ayude a crecer en tu carrera y te dé consejos útiles. Siempre busco opiniones de otros fotógrafos que lleven más tiempo que yo en este campo para aprender y crecer.

Una de las cosas que más me gusta de ser fotógrafo es poder mostrar al público algo que no ve todos los días. Fotografío muchos deportes y a veces puedo ir a los vestuarios antes y después del partido para documentar cómo el equipo y el entrenador se preparan para un partido, y también lo que ocurre una vez que el partido ha terminado.

Como fotógrafo, la inspiración va y viene de vez en cuando. Siempre estoy buscando inspiración y nuevas ideas. Una de las formas en que encuentro inspiración es observando el trabajo de otros fotógrafos y las nuevas ideas que se les ocurren. La mayoría de los fotógrafos tienen una Instagram y comparten las fotos que hacen. Ver el trabajo de otros fotógrafos me ha ayudado a probar nuevas ideas y me ha inspirado para seguir creando fotos.

Mi consejo para alguien que esté pensando en convertirse en fotoperiodista profesional es que hable con la gente de su barrio y de la ciudad en la que vive. Así es como he conocido a gente a la que he fotografiado para reportajes en los que estaba trabajando. Otro consejo que me gustaría dar es que no tengas miedo de hablar con alguien a quien quieras fotografiar y sobre quien quieras hacer un reportaje. Todo el mundo tiene una historia que contar y la mayoría estará encantada de hablar contigo.

Jeffrey BrownCartera

annie-sakkab-fotoperiodista

Para encontrar la inspiración como fotógrafo, me gusta la soledad cuando necesito pensar. Así que paso mucho tiempo, a veces días, solo pensando y escribiendo.

Annie Sakkab

Mi primer trabajo fue fotografiar gemelos recién nacidos. Recuerdo conducir hasta Steeles Avenue, en los suburbios de Toronto, para comprar una flor de plástico que quería usar en las fotos. No sabía muy bien qué tenía que hacer. Acabé haciendo una foto de estudio con un fondo. Ahora me doy cuenta de que la fotografía de estudio no es lo mío, y miro atrás y pienso que esas experiencias del principio son muy importantes para llegar a donde uno quiere. Hay que pasar por momentos difíciles antes de llegar a la parte dulce, como todo en la vida.

Un taller documental en 2008 con Jack Picone me abrió los ojos al mundo de la fotografía documental social. Luego fue un programa de fotoperiodismo de dos años en el Loyalist College de Ontario, y después los comentarios y críticas que he recibido de profesionales del sector y editores me han empujado constantemente a desarrollar mi trabajo. El proceso nunca termina. Siempre me esfuerzo por mejorar, y es algo que haré el resto de mi vida -o mientras siga haciendo fotos-, seguiré aprendiendo y evolucionando.

Para que la fotografía se convirtiera en una carrera a tiempo completo para mí, tuvo que pasar mucho tiempo. El primer trabajo, fotografiando a los gemelos recién nacidos, fue en 2009. Cuando volví a la escuela para estudiar fotoperiodismo durante dos años, fue en 2013. Tardé casi ocho años en encontrar mi camino, y todavía siento que no lo he logrado. Así que realmente se necesita mucho trabajo duro, persistencia y pasión para desarrollarme y ser cada vez mejor fotógrafa.

Para encontrar la inspiración como fotógrafo, me gusta la soledad cuando necesito pensar. Así que paso mucho tiempo, a veces días, solo pensando y escribiendo. También Inspírate de otros fotógrafos. Siempre busco en Internet nuevos trabajos. Me encanta discutir ideas con otros fotógrafos. Creo que la mayoría de las veces las ideas surgen cuando hablas e interactúas con la gente, y sólo cuando empiezo a explorar y a hacer fotos las ideas se convierten en proyectos. Muchas veces los proyectos nunca se materializan, pero es de ese proceso de hacer fotos continuamente de donde surgen las ideas. No puedes hacerlo si no estás ahí fuera hablando con la gente, contextualizando temas de actualidad, ya sean políticos, sociales, medioambientales o de otro tipo.

Mi parte favorita de ser fotógrafo es estar con la gente, meterme en sus vidas y hacerles fotos. Siento adrenalina cuando estoy sobre el terreno, formando parte de la vida de alguien. Me encanta contar historias. Creo que los mejores momentos son cuando la persona a la que estoy fotografiando ya no me ve. Me vuelvo invisible, y es entonces cuando siento que estoy en mi mejor momento.

Para alguien que esté pensando en seguir una carrera como fotoperiodista, debe trabajar muy duro para conseguirlo. La fotografía no es una profesión fácil. Hay que amarla y hacerla de corazón, si no, no la hagas. Otra cosa que diría, que es muy importante, es que aceptes las críticas y las utilices para mejorar. Escucha atentamente lo que te dicen los editores. Ellos entienden el sector y lo conocen mejor que nadie.

Annie SakkabCartera

ian-brown-fotoperiodista

Siempre he considerado que hacer retratos es una calle de doble sentido: debe ser una experiencia enriquecedora tanto para el fotógrafo como para el sujeto.

Ian Brown

Lea nuestro reportaje sobre la serie fotográfica de Ian Brown publicada en el New York Times Sueños americanos aquí.

Mi primer trabajo remunerado como fotógrafo fue hacer algunos retratos para amigos de amigos. Como muchos fotógrafos, al principio hice muchos trabajos gratuitos para hacerme una cartera e intentar mejorar. Mi primer encargo "real" fue fotografiar un proyecto para Médicos Sin Fronteras (MSF). No era mucho dinero, pero pude viajar y en aquel momento me pareció genial.

Siempre había tenido varios trabajos, de camarero, de guía en viajes de remo y haciendo lo que hiciera falta para pagar el alquiler. En un momento dado, tuve la oportunidad de compartir un estudio en un edificio tipo loft reformado y, aunque no tenía ningún trabajo real de fotografía con el que pagar el alquiler, di un salto de fe y me apunté al estudio. Me obligó a trabajar duro y a buscar activamente trabajos de fotografía, y muy pronto me estaba ganando la vida a tiempo completo con la fotografía.

Mi desarrollo más importante como fotógrafo fue simplemente salir y hacer fotos. Aprendí con película y pasé mucho tiempo imprimiendo en un cuarto oscuro, aprendiendo sobre la película y cómo sacarle el máximo partido, y también teniendo que ser ahorrativo con la cantidad que disparaba. Como con película sólo tienes una cantidad finita de imágenes, creo que me inculcó el sentido de pensar cada vez que soltaba el disparador. Una anécdota que me quedó grabada fue la de Henri Cartier-Bresson, que pedía ver las hojas de contacto de los fotógrafos en lugar de sus portafolios terminados cuando buscaba jóvenes fotógrafos que quisieran entrar en Magnum Photos. Se trataba más del proceso de reflexión que de conseguir una sola imagen.

Lo que más me gusta de ser fotógrafa es tener la oportunidad de conocer a tanta gente increíble. Es un verdadero regalo poder entrar en la vida de las personas durante un breve periodo de tiempo y llegar a conocerlas, aprender y compartir una experiencia. Siempre he considerado que hacer retratos es una vía de doble sentido: debe ser una experiencia enriquecedora tanto para el fotógrafo como para el retratado. Mi "pozo de historias" se ha llenado durante años con la cantidad de experiencias en las que he tenido la suerte de participar conociendo a gente de todas las profesiones y condiciones sociales.

Creo que encontrar la inspiración como fotógrafo y mi consejo para alguien que empieza es más o menos el mismo. Actualmente se suben como mil millones de fotos al día, y tanto el ritmo de producción como el de absorción han creado un cierto cansancio en el espectador. Incluso las imágenes más espectaculares son difíciles de destacar. El mejor consejo que he recibido, y el que yo compartiría, es que intentes en la medida de lo posible fotografiar lo que te gusta. Significa que tu trabajo es mejor y que estás más implicado en que sea mejor. Mucha gente se limita a seguir las tendencias. Pero si el trabajo es bueno, la gente acabará gravitando hacia él y entonces te verás recompensado por poder fotografiar lo que te gusta hacer.

Ian BrownCartera

keith-lane-fotoperiodista

El aburrimiento me inspira. Hay algo en dejar que la mente divague. Algunos de mis mejores trabajos han surgido simplemente de estar en silencio y dar a mi cerebro tiempo para respirar.

Keith Lane

Mi primer trabajo remunerado como fotógrafo fue para un artículo de opinión que escribí sobre una ONG con la que trabajaba en Bangladesh. Al principio solo me pidieron el texto, pero después de ver algunas imágenes que tomé sobre el terreno, me pidieron algunas fotos para añadir al artículo.

De niño siempre me interesaron la fotografía y los viajes. En la universidad y los estudios de posgrado, me centré en las ciencias medioambientales y la ecología. No fue hasta después de graduarme cuando di el salto. Hice un voluntariado en Bangladesh para una ONG local. Antes de mi viaje me compré un equipo, una DSLR y algunos objetivos, y creé un blog para documentar mi estancia en el extranjero.

Un día, al principio de mi experiencia sobre el terreno, sentí que quería dedicarme a la fotografía. Así que dejé mi puesto antes de tiempo y solicité, y posteriormente fui, a la Instituto Salino de Estudios Documentales. Eso fue hace casi ocho años.

Lo más importante para mi desarrollo como fotógrafo fue darme permiso para ser fotógrafo. Durante mucho tiempo me había interesado por la fotografía. Pero no sabía cómo dar el salto. Ir a Salt fue el primer paso. Mientras estaba allí, seguía sin estar segura de si podría ser fotógrafa. Al final tuve que darme el espacio necesario para aceptar este nuevo camino. A menudo tenía que confiar en que lo que estaba haciendo era lo correcto.

Después de Salt, viajé a Camboya para trabajar en un proyecto personal relacionado con la retirada de minas terrestres en el campo. La historia fue mi primer intento después de la escuela de entrelazar temas sobre el medio ambiente con la sociedad en una narrativa cohesiva, un tema en el que sigo trabajando hoy en día. Durante mi estancia en el extranjero, me di cuenta de que iba por buen camino. Después de aquel viaje hice prácticas en una agencia de fotografía. Durante ese tiempo vi de primera mano el funcionamiento interno del mundo de la fotografía, una experiencia inestimable. Compartía mi trabajo con algunas personas de la oficina y les pedía consejo sobre los siguientes pasos. Al final todos decían lo mismo: tienes que intentar dar a esta pasión el 100% de tu esfuerzo.

Para mí la inspiración llega de diferentes formas. Puede ser una película o una exposición de arte. A menudo, durante el tiempo de inactividad, que puede ser mucho como autónomoEncuentro inspiración en el aburrimiento. Hay algo en dejar que la mente divague. Algunos de mis mejores trabajos han surgido simplemente de estar en silencio y dar a mi cerebro tiempo para respirar.

Otras veces me inspiro hablando con amigos sobre lo que leen o sobre gente interesante con la que se han cruzado. También leo todos los días. Puede ser en forma de artículos de prensa o libros. La lectura es vital para mi carrera. Las ideas que se convierten en proyectos pueden llevar días o a veces años. Encontrar la inspiración inicial para esos conceptos es fluido, pero me parece bien.

Lo que más me gusta de ser fotógrafo es poder contar historias. Tanto si se trata de noticias de última hora como de reportajes largos, disfruto de verdad con el proceso de elaborar una historia que atraiga a un público más amplio. Me siento afortunado de poder hacer carrera haciendo precisamente eso. Ser freelance requiere mucha determinación, sobre todo en el mercado actual. Y puede parecer que no se progresa.

En estos tiempos me parece importante revisar por qué me metí en la fotografía en primer lugar. Revisar trabajos antiguos me ayuda a ver lo lejos que he llegado. También me ayuda a seguir trabajando. Otra forma es hablar con otras personas que han pasado por situaciones similares. Los que van por delante de mí a menudo han pasado por periodos similares de duda. Tengo que recordarme mis objetivos y elaborar planes para alcanzarlos. Al final, se trata de confiar en uno mismo, de estar continuamente abierto al aprendizajey haciendo preguntas.

Keith LaneCartera

Imagen de cabecera de Annie Sakkab.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tus habilidades fotográficas con nuestro paquete gratuito para principiantes (*solo en inglés). Accede a consejos exclusivos y herramientas para perfeccionar tu arte y expandir tu negocio.

Nombre
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo

Última

es_ESES