Cómo mi trabajo diario inspira mi labor creativa

La diseñadora gráfica e ilustradora Shani Pleasants nos cuenta por qué trabajar en la gestión de marcas ha sido algo inesperadamente positivo para su creatividad.

shani_pleasants_creatividad

Ir a la universidad para estudiar arte era lo más lógico para mí. Me encantaba el arte desde que tenía uso de razón y estaba obsesionada con crear cosas nuevas. Pasé cuatro gloriosos años explorando todas las extrañas incógnitas de mi mente creativa a través del dibujo, el grabado y, mi favorito de todos, el diseño gráfico. Me encantaba trabajar con elementos digitales, resolver problemas visuales complejos y aprender nuevos programas. Una vez licenciada, conseguí unas prácticas como diseñadora gráfica en una apasionante agencia de publicidad, que más tarde se convirtieron en un puesto a tiempo completo. Sintiéndome en la cima del mundo, pensé sinceramente que sería diseñadora gráfica para siempre.

Tras casi dos años en el trabajo de mis sueños como diseñadora, empecé a sentir el infame agotamiento de las agencias. Diseñaba todo el día y por la noche trabajaba en mi propio trabajo creativo personal, empezando a definir mi estilo de ilustración. Las largas horas, junto con una carga de trabajo considerable y alguna que otra tarea desalentadora, hicieron que empezara a preguntarme "¿qué es lo siguiente?".

La curiosidad siempre ha sido un motor de mi creatividad. Me preguntaba mucho sobre el ciclo de vida de los proyectos en los que trabajaba en la agencia, concretamente cómo se hacían y qué ocurría con ellos después de publicar los archivos finales. Sentía que mis conocimientos se limitaban a una sola etapa de un proceso mucho más amplio y, como persona ávida de conocimientos, esto me desanimaba. Sabía que estaba preparada para un cambio. Empecé a probar suerte con mi búsqueda de empleoEn cuanto a las oportunidades de empleo, solicité oportunidades para las que no tenía necesariamente la formación necesaria, pero que abarcaban mis intereses y me dotarían de habilidades que quería aprender.

Cuando un reclutador se puso en contacto conmigo para entrevistarme para un puesto en el equipo de gestión de marca de la mayor empresa de comunicaciones de EE.UU., no tenía ni idea de lo que era la gestión de marca. Fui a la entrevista con una definición de marca buscada en Google y formulé preguntas concretas para hacerme una idea más clara de lo que haría exactamente. "Sólo queremos asegurarnos de que entiendes que en este puesto no vas a diseñar", me dijo el director de marca durante la entrevista, y recuerdo perfectamente ese momento. Recordé lo mucho que había deseado ser diseñadora gráfica y lo mucho que había trabajado para conseguir mi puesto de diseño en la agencia. ¿Estaba realmente preparada para pasar a otra cosa?

Como joven creativa, creo que es importante comprender que a medida que evolucionamos y nos hacemos mayores, también lo hacen nuestros sueños. Cuando nuestros intereses cambian, no significa necesariamente que renunciemos a lo que nos gustaba hacer, sino que no tenemos miedo de empezar a crecer en nuevas áreas. Aunque me encantaba poder crear cada día, me gustaba aún más la curiosidad de un nuevo reto.

Así que acepté la oferta.

Hoy, mis días implican mucha planificación, estrategia y análisis para ayudar a informar y mantener las decisiones tomadas para mejorar la marca. Me asignaron la tarea de ayudar a gestionar la identidad visual de la marca para cumplir los indicadores clave de rendimiento (KPI) fijados, ayudar a desarrollar soluciones de marca, mejorar las directrices y, con el uso de datos, informar de las áreas en las que la marca puede mejorar. Un día normal para mí consiste en reuniones con otros profesionales del marketing, la mayoría con títulos de MBA, que intercambian acrónimos y términos del sector que luego tendré que buscar en Google para futuras consultas. Revisaré innumerables materiales de marketing para garantizar la alineación de la marca, y me asociaré con las principales agencias de publicidad para ejecutar proyectos de desarrollo de marca. Incluso después de un año y medio en mi trabajo, todavía no hago ni hablo como un comercial de marca tradicional. Sin embargo, soy capaz de utilizar mi creatividad para ofrecer nuevas perspectivas que no caigan en las trampas de las técnicas convencionales.

Creo que en la raíz de las mejores soluciones está un solucionador de problemas creativo. No importa en qué sector trabajes, ni cuál sea tu formación, tener la capacidad de evaluar las situaciones de forma innovadora te dará una ventaja competitiva. Los creativos somos únicos en el sentido de que podemos ver las posibilidades antes de ver los límites; a veces, vemos los límites como posibilidades. Estamos entrenados para encontrar las mejores soluciones posibles mientras trabajamos con limitaciones estrictas.

Aunque a veces me siento como si hubiera cambiado Creative Suite por un Google Drive lleno de planes de proyectos, rastreadores y hojas de estado, me di cuenta de que crecer en una dirección no significaba que tuviera que abandonar el crecimiento que ya había hecho en otra dirección. En mi trabajo actual, he podido reutilizar las valiosas habilidades que adquirí trabajando en un entorno de agencia de ritmo rápido.

En el fondo, sé que siempre seré una artista de corazón. Realmente no hay mejor sensación para mí que llegar a casa después de un largo día de trabajo, abrir el portátil y pasarme horas trabajando en una ilustración en Adobe Illustrator. A lo largo de los años, desde que terminé la universidad, me aficioné a las composiciones abstractas con contrastes surrealistas y colores llamativos. Mi trabajo se inspira en las conversaciones, la conexión humana y las experiencias de vivir en un mundo digital. Mi estilo de ilustración estaba evolucionando en función de muchas experiencias que estaba teniendo en mi nueva vida "adulta", y mi cambio a un desafiante trabajo diurno no creativo desempeñó un papel importante en ello. Me centré en la narrativa de mi trabajo, incorporando empatía y, ocasionalmente, comentarios sociales. Me sentí inspirada a no tener miedo de empujar o desafiar las ilustraciones que estaba creando.

Como ya no estoy creando 24 horas al día, 7 días a la semana, soy consciente de que debo reservar tiempo para trabajar en proyectos creativos. Por suerte, las exigencias de mi trabajo diurno se detienen en cuanto llegan las 17.30, y puedo utilizar las noches y los fines de semana para trabajar en lo que se le ocurra a mi imaginación. No me siento limitada por lo que hago durante el día. Sigo sintiéndome igual de creativa, si no más, que cuando trabajaba como diseñador gráfico. Sinceramente, no puedo decir cuál será mi "¿qué será lo siguiente?" a partir de ahora. No estoy segura de lo que me depara mi futuro creativo ni de la dirección que podría tomar mi carrera. Pero puedo decir que, gracias a mi creencia de que la curiosidad conduce a una mayor creatividad, ya no me siento limitada por mi titulación, mis experiencias previas o mis habilidades actuales.

Ilustración de la autora. Shani Pleasants es ilustradora, diseñadora gráfica y analista de gestión de marcas y trabaja en Nueva York. Sigue su trabajo de ilustración en Instagram @shani.cmyk y en su sitio webconstruido utilizando Formato.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tu fotografía con nuestra guía gratuita de recursos. Obtén acceso exclusivo a consejos, trucos y herramientas para perfeccionar tu oficio, crear tu portafolio online y hacer crecer tu negocio.

Nombre(Obligatorio)
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo
Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.
es_ESES