Jan van der Lande, de Kikkerland, celebra 25 años de éxito en el diseño

El fundador de Kikkerland, Jan van der Lande, nos cuenta la historia de cómo su marca de importación holandesa pasó de la entrega de bicicletas a la popularidad mundial.

kikkerland_1.gif

Kikkerland es una marca tan omnipresente que cuesta creer que se creara hace sólo veinticinco años. Presente en tiendas de regalos y papelerías de todo el mundo, Kikkerland fabrica pequeños productos cuidadosamente diseñados que van desde el simple (despertadores, bolígrafos) a tonto (imanes que parecen culitos de gato, la luz nocturna de la pizza). Desde artículos de papelería a utensilios de cocina, pasando por juguetes de cuerda, Kikkerland logra una rara combinación de capricho utilitario con sus productos compactos y bien empaquetados.

jan_van_der_lande_kikkerland_4

La empresa nació a finales de los ochenta, en Nueva York, como proyecto del expatriado holandés Jan van der Lande. Un apodo para los Países Bajos, Kikkerland se traduce como "tierra de ranas". Van der Lande, amante del diseño, empezó a revender artículos como jarrones y lámparas de amigos diseñadores de Ámsterdam, recorriendo la ciudad en bicicleta para entregar personalmente sus ventas. Con el tiempo, empezó a producir diseños y a revenderlos, y el negocio empezó a despegar. Al principio, van der Lande lo organizaba todo desde su casa flotante en el río Hudson, pero a medida que el negocio crecía, Kikkerland fue incorporando cada vez más empleados, una oficina y diseñadores cada vez más innovadores.

Este año, la empresa celebra su 25 aniversario con la reedición de algunos productos pasados, así como del nuevo SquareBear (en la foto de arriba), "creado a mano en un mundo digital". Kikkerland sigue produciendo nuevos productos creativos a una velocidad vertiginosa, con 300 artículos totalmente nuevos diseñados cada año.

Van der Lande sigue viviendo en su casa flotante y va en bicicleta a la oficina de Kikkerland en Manhattan todos los días, como un auténtico "hombre del mar". Nederlander. Le pedimos que nos contara los orígenes de su empresa, cómo consigue Kikkerland sacar al mercado un número tan escandaloso de artículos nuevos y su opinión sobre el futuro del comercio minorista.

Entrevista realizada por Matt Moreland.
Escrito y editado por Jill Blackmore Evans.

kikkerland_trade_show
kikkerland_harlem_office

Izquierda: primer stand de Kikkerland en una feria, 1994. Derecha: Su oficina en Harlem, 2007.

Al llegar a Nueva York:

Crecí en una pequeña ciudad del este de Holanda. Mi padre tenía su propio negocio, y también mi abuelo y su padre. Mi familia siempre había tenido pequeños negocios. Mi madre es de Estados Unidos, de una pequeña ciudad cerca de los lagos Finger, cerca de Rochester. Era escritora. Después de la guerra, mi padre consiguió una beca para estudiar en Estados Unidos y allí conoció a mi madre. Cuando regresó, mi madre le siguió. Entonces tenía 23 años. Se quedó allí y tuvo seis hijos. Yo soy la cuarta. Crecí en un pueblecito con muchas vacas, tal y como te imaginas que es Holanda.

Cuando acabé la licenciatura en Ingeniería Agrícola y Medioambiental, no encontraba trabajo. Así que decidí emigrar a Australia. Pero antes de irme, solicité plaza en algunas universidades de Estados Unidos. Tenía, por mi madre, la nacionalidad estadounidense.

La universidad a la que fui se llamaba Manhattan College. Cuando llegué allí, descubrí que no estaba en Manhattan, sino en algún lugar del Bronx.

Mientras estuve en Australia, estuve recogiendo manzanas durante medio año. Cuando llegué a Perth, tuve que elegir. Podía trabajar en las minas o en un barco de pesca, que era muy duro, o podía recoger manzanas. Elegí las manzanas porque parecía más divertido. Mientras estaba allí, conseguí una beca para estudiar en Estados Unidos, así que empaqué mis cosas. Allí tenía novia, así que le di un beso de despedida. Tenía un apartamento y un coche, así que dejé el apartamento y vendí el coche. Luego me fui a Estados Unidos.

Llegué a Nueva York en agosto y no podía creer el calor que hacía. Al principio fue un poco duro. La universidad a la que iba se llamaba Manhattan College. Cuando llegué, descubrí que no estaba en Manhattan, sino en algún lugar del Bronx. No era muy glamuroso, pero era bueno para mis estudios.

kikkerland_catalog_1996
kikkerland_catalog_1999
kikkerland_catálogo_2002
kikkerland_catálogo_2004

Catálogos de venta al por mayor de Kikkerland, 1996-2004.

En la infame casa flotante:

Cuando acabé de estudiar, conseguí un trabajo para el ayuntamiento, y tenía un apartamento muy bonito en el East Village de Manhattan. Pero estaba subarrendado y el casero se enteró y nos echó. Tuve que buscarme otro sitio rápidamente. Había un pequeño anuncio en una revista llamada La Voz del Pueblo que decía: "¿Por qué no vivir en un barco?", con un número de teléfono. Un anciano contestó al teléfono y me dijo: "Vale, si quieres venir a por el barco tienes que venir a las ocho". Le pregunté si eran las ocho de la mañana o de la tarde. No recuerdo lo que dijo, pero vine a las ocho de la tarde.

Yo era el único solicitante. Estaba paseando y hablé con algunos vecinos y me dijeron: "Sí, esta mañana a las ocho había treinta personas esperando el barco". Así que pensé: "Dios mío, lo he entendido mal". Pero entonces vino el viejo y me dijo: "Oye, eres el único solicitante". Por lo visto le dijo mal la hora a todo el mundo, menos a mí.

Así es como acabé en el barco. Todavía vivo allí. Esto fue en el 86, así que han pasado treinta y un años. Es una comunidad muy bonita y pequeña, como vivir en un pueblecito en el centro del mundo, aquí en Nueva York.

Sobre los inicios de Kikkerland:

Mi trabajo no encajaba muy bien, ya que era funcionario municipal. Era un poco infeliz, pero trabajé allí tres años. En algún momento lo dejé y quise montar mi propio negocio. Un amigo mío de los Países Bajos tenía unos jarrones que empecé a vender, y eso me llevó a este negocio. Empecé yo sola. Llevé los jarrones de mi amiga en bicicleta a tiendas de diseño de Nueva York, y en todas partes me hacían pedidos.

Me fue muy bien y empecé a representar a más diseñadores, sobre todo holandeses. Más tarde también representé a diseñadores estadounidenses, hasta que empecé a hacer mi primera producción, en la que no me limitaba a comprar productos de diseñadores independientes, sino que los producía para el diseñador. Les concedía la licencia del diseño, les pagaba un canon y luego buscaba fábricas para producir los diseños.

Llevé los jarrones de mi amigo en mi bicicleta y los llevé a tiendas de diseño de Nueva York, y allá donde iba la gente hacía pedidos.

Un amigo mío, que también es holandés, se llama Dick Dankers. Es dueño de un muy bonito galería de diseño en Ámsterdam, y vino a visitarme una vez. Vio a este pequeño Critter que vendemos, y nos dijo: "Jan, deberías producir eso". Preguntamos al tendero quién era el diseñador, y tuvo la amabilidad de darnos el nombre: Chico Bicalho, era brasileño, y había vuelto a Brasil. Pero el tendero tenía su dirección en Río.

Le escribí una carta -en aquella época ni siquiera teníamos fax- y Chico me contestó. Me dijo: "Sí, claro, si puedes producirlo adelante, porque ya no puedo hacerlos". Estos pequeños Critters que tenía eran antiguos. Los había comprado y vendido todos y ya no quedaban más y no podía producirlos. Así que no le importaría que yo empezara a fabricarlas.

Fue la primera vez que fui a Hong Kong a buscar una fábrica. Tardé una semana entera en encontrar una. Cada día visitaba dos o tres fábricas. En todas partes me decían que podían fabricarlo, pero nunca tenían el mecanismo necesario para el Critter. Hasta mi último día en Hong Kong. Mi vuelo era por la tarde, y por la mañana llegué a la última dirección y allí vi el mecanismo en la estantería, y me alegré mucho de verlo. Di un salto en el aire, como diciendo: "¡Sí! Ahí está!"

kikkerland_v_vase
kikkerland_wanderstool_1

Izquierda: El Jarrón V (1992), diseñado por Rob Dashorst, que van der Lande entregaba en bicicleta. Derecha: Taburete Wander (1992), diseñado por Ruud Jan Kokke, que actualmente forma parte de la colección del Museo de Arte Moderno.

Por qué Kikkerland es la música pop del diseño:

Después de dejar mi trabajo en el ayuntamiento de Nueva York, trabajé en una galería de diseño. Se llamaba Galería 91-justo aquí en el Soho. Era una galería de diseño japonés. Fue en los años 80, cuando Japón estaba en auge, antes de que estallara la burbuja. Muchas grandes empresas japonesas estaban interesadas en diseñadores estadounidenses. Hacíamos exposiciones para ellos. Muchos de los diseñadores con los que seguimos trabajando en Kikkerland datan de aquella época. Llevamos entre diez y treinta años trabajando con muchos diseñadores.

Cada año producimos, diseñamos y creamos unos 300 productos nuevos. Siempre lo comparo con ser músico. Puedes ser un músico que toca música clásica, e intentas perfeccionar la misma música cada vez que tocas. Kikkerland es más como la música pop. Tenemos que intentar hacer una canción nueva cada temporada. Tenemos que inventar algo totalmente nuevo. Ese es realmente nuestro reto cada año. Cada temporada, cuando tenemos que hacer algo nuevo, no es tan fácil, pero de alguna manera siempre lo conseguimos.

Kikkerland se parece más a la música pop. Tenemos que intentar hacer una canción nueva cada temporada.

Una de las funciones de nuestra empresa es ser el enlace entre el mercado y los diseñadores que aportan las ideas. Escuchamos atentamente lo que dicen nuestros clientes, y luego damos esa información a los diseñadores para que puedan diseñar y utilizar sus ideas creativas para dar con algo que encaje con eso. Ser ese vínculo es lo que realmente hace que nuestra empresa tenga éxito. El comercio necesita constantemente algo nuevo, algo fresco, y eso sólo puede venir de los diseñadores.

Sobre el futuro del comercio minorista:

Internet tiene un impacto enorme en nuestra industria. Algunos de nuestros clientes, como los grandes almacenes, que reaccionaron un poco tarde, lo sufren de verdad. Porque si alguien entra en una tienda, enseguida coge el móvil y pone el artículo y ve que lo puede conseguir mucho más barato en internet. Por otro lado, internet es algo maravilloso, porque puedes ver productos muy bonitos, y puedes encontrarlos mucho más fácilmente.

No sé cómo será el futuro, pero sin duda está cambiando. Vivo en Manhattan, voy en bici todas las mañanas al trabajo, voy al Village y veo una tienda tras otra cerradas. No es bonito. Pero también veo que las cosas están cambiando un poco, en el sentido de que se están abriendo algunas tiendas nuevas.

Por ejemplo, durante un tiempo todas las librerías estaban desapareciendo, y ahora vemos aparecer nuevas librerías. Se pueden vender libros por Internet, pero ir a la tienda y oler los libros y tocar el papel: puedes simplemente hojear, y no tienes que buscar nada en particular, y eso tiene su mérito. Y las tiendas de discos desaparecieron durante un tiempo, pero ahora la gente ha vuelto a comprar discos.

Siempre me sorprende cómo cambian las cosas. Las tiendas de diseño que vimos tantas en los 80 y los 90, ahora reviven en Internet. Creo que es importante que la gente siga interesándose por el buen diseño, el arte y la arquitectura. Creo que eso nunca desaparecerá.

kikkerland_mouse_lamp

La lámpara ratón, diseñada por Martha Davis y Lisa Krohn, que van der Lande ayudó a producir durante su estancia en Gallery 91.

kikkerland_critters_1993

Pedido por lotes de 256 Critters para el Museo Guggenheim (1993).

kikkerland_critter_1997

The Critter (1997).

jan_van_der_lande_kikkerland

Van der Lande en su casa flotante.

jan_van_der_lande_kikkerland_5

Van der Lande con algunos productos recientes de Kikkerland.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tus habilidades fotográficas con nuestro paquete gratuito para principiantes (*solo en inglés). Accede a consejos exclusivos y herramientas para perfeccionar tu arte y expandir tu negocio.

Nombre
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo

Última

es_ESES