Leanora Baumann: Fotografiando a niñas madres en el Congo

La fotógrafa Leonora Baumman habla de sus comienzos y de los retos de la fotografía en la República Democrática del Congo.

Leonora_Baumann_RDC_2014_Maternite_01 1

Fotógrafo Leonora Baumann ha terminado recientemente una serie sobre las madres infantiles del Congo que no ha pasado desapercibida. En la exposición de Baumann en Chicoutimi, Quebec, el editor fotográfico de Blink Laurence Cornet habló con Baumann sobre sus comienzos y los retos de la fotografía en la República Democrática del Congo.

Laurence Cornet: Estudiaste fotografía comercial. ¿Qué te llevó a dedicarte al fotoperiodismo?

Leonora Baumann: Al final de mis estudios universitarios, ayudé a Cedric Gerbehayefotógrafo de Agencia Vu que acababa de terminar un proyecto a largo plazo sobre el Congo. Estaba a punto de publicar su libro e inaugurar la exposición correspondiente con motivo de la celebración del 50 aniversario de la independencia del Congo. Trabajar en esa colección me inspiró para dedicarme al reportaje.

Visado para la Imagen, el lanzamiento de la revista francesa 6 meses y la charla que Wilfrid Esteve dio más o menos al mismo tiempo sobre nuevas herramientas para contar historias también me inspiró mucho. Empecé a trabajar con el sonido, dejando que entrara la voz de mis sujetos para contar sus historias. Las palabras de alguien son algo que no puedes tener sólo con una foto.

Tras licenciarme, trabajé en un reportaje sobre un malabarista callejero de Bruselas llamado Hicham. Le seguí y documenté su vida cotidiana captando sus encuentros con otros artistas, el lugar donde okupaba y las dificultades que atravesaba. El proyecto incluía un pieza multimedia para acompañar la serie fotográfica.

Leonora_Baumann_RDC_2015_Filles-meres_07

LC: ¿Qué te llevó al Congo?

LB: Mi trabajo sobre el Congo surgió después de estudiar multimedia y documental. Hice unas prácticas para un periódico de Kinshasa llamado El Potenciador. Kinshasa es una comunidad bastante pequeña, por lo que a través de mi trabajo conocí a posibles comisionistas y recibí encargos rápidamente. Allí hay una gran necesidad de imágenes, y los fotógrafos locales no siempre están disponibles o especializados para determinados proyectos. Por ejemplo, trabajé en un proyecto para ACNUR sobre los congoleños que eran devueltos al Congo desde la República Centroafricana (RCA), y sobre los refugiados de la RCA que cruzaban la frontera hacia el Congo.También trabajé en un reportaje para Radio Francia sobre la Orquesta Sinfónica de Kinshasa. El proceso de descubrimiento de esa historia me inspiró para buscar mis propias historias.

Así que empecé con un breve reportaje sobre la danza Capoeira. Como consecuencia de la trata transatlántica de esclavos, la danza se inició en Brasil, pero tiene sus orígenes en África. La Capoeira se baila aquí entre los niños de la calle como forma de unión social.

Más o menos al mismo tiempo, empecé a investigar el tema de la maternidad. La maternidad se siente especialmente importante en el Congo, que tiene una alta tasa de natalidad y una elevada tasa de mortalidad infantil. Viajé al este, a Goma, una región en el corazón del conflicto del país durante las dos últimas décadas. Trabajar sobre las madres infantiles en Goma me permitió cubrir el conflicto de una forma menos directa.

Leonora_Baumann_RDC_2015_Filles-meres_02
Leonora_Baumann_RDC_2014_Maternite_01

LC: ¿Cómo perseguiste esta serie sobre madres infantiles?

LB: UNICEF me ayudó a obtener información y acceso. Me hablaron de la Casa Marguerite, un hogar para niñas madres. Me llevó mucho tiempo encontrar el lugar porque nadie conocía la dirección de la casa. Me encanta este aspecto de búsqueda del tesoro de la fotografía. Como fotógrafos, no sabemos adónde vamos, pero, cuando hacemos descubrimientos, las historias toman forma. Encontré la casa justo antes de volar de vuelta a Francia, y supe que quería volver. Ocho meses después, conseguí cubrir mi viaje trabajando en encargos para algunas ONG [Organizaciones No Gubernamentales].

LC: ¿Cómo es trabajar con las ONG?

Es una forma muy diferente de trabajar. Las ONG suelen buscar fotografías muy ilustrativas. La principal ventaja es que proporcionan un acceso muy privilegiado a historias importantes. Dependiendo de la ONG, tenía más o menos tiempo para encontrar historias y conocer gente. Volví el mes pasado para Médicos sin Fronteras. Buscan fotógrafos en el Congo porque no pueden permitirse todos los gastos de viaje. Sin embargo, recientemente se han ofrecido a cubrir mis vuelos. Me encanta trabajar para ellos porque me dan tiempo para desarrollar y explorar plenamente mis historias. Durante ese proceso, hablé con mucha gente y profundicé en temas que desconocía. Ahora tengo muchas ganas de volver.

LC: Trabajas tanto en tu país, Francia, como en el extranjero, principalmente en el Congo. ¿Cómo se complementan o inspiran mutuamente?

LB: Siempre me sumerjo en la historia en la que trabajo, ya sea en Francia, donde hace poco seguí a una compañía de circo para Neóno en África. Siempre es el descubrimiento de un universo desconocido. Cuanto más viajas, más te das cuenta de que ocurren muchas cosas a tu alrededor. El mero hecho de darte cuenta de ello significa que, de alguna manera, también viajas cuando estás de vuelta en casa. Viajar despierta la curiosidad, y llevas esta curiosidad de vuelta a casa. Es una de las cosas maravillosas de la fotografía.

Leonora_Baumann_RDC_2015_Filles-meres_01

LC: ¿Qué descubriste en el Congo?

LB: Lo primero que me sorprendió fue la espontaneidad y la felicidad de la gente. Por supuesto, la situación es más compleja. La gente sobrevive pero no tiene visión ni esperanza en un futuro mejor. El Congo es un país muy rico en recursos naturales e intelectuales. Sin embargo, encontré algunos de estos recursos sin utilizar. La mayoría de los jóvenes de las ciudades fueron a la universidad, pero la mayoría acaban en el paro.

A la hora de trabajar allí, el primer reto fue hacer frente a la percepción que el Congo tiene de la fotografía. Históricamente, la fotografía estaba prohibida allí, y esta prohibición sigue estando en la mente de la gente, sobre todo en las ciudades. Además, aunque es difícil no alimentar los clichés occidentales respecto a África, también es muy difícil ir en contra de las expectativas de los africanos respecto a los blancos. El Congo casi no tiene turismo, por lo que existen estereotipos negativos asociados a los blancos.

LC: Dicho esto, ¿fue difícil conseguir el permiso de los guardias de seguridad para ser fotografiados para tu serie de retratos?

LB: Todos estaban de acuerdo, probablemente porque siempre me tomaba tiempo para charlar con ellos. Cuando llegué por primera vez al Congo, me sentí muy incómodo por el hecho de tener un cocinero, un chófer, un guardia de seguridad, etcétera. Es inquietante. Pero allí, todas las casas de cierto standing tienen un guardia de seguridad, normalmente de pie delante de la casa bajo una mosquitera.

Lo que me dio la idea para esta serie fueron los guardias de seguridad de la primera casa donde vivo en Kinshasa. Llevaban capuchas y guantes por la noche para protegerse de los mosquitos. Me parecía a la vez aterrador y divertido. De todos modos, cuando empecé a preguntar a otros guardias de seguridad si podía hacerles un retrato, todos aceptaron. Querían contarme sus historias, hablar de sus familias y de sus estudios. Me dieron las gracias por charlar con ellos.

Leonora_Baumann_RDC_2014_Capoeira_04
Leonora_Baumann_RDC_2015_Filles-meres_05

LC: ¿Planeas fusionar narrativa y fotografía para esa serie, o en el futuro?

LB: Para esa serie, lo escribí todo en mi cuaderno. Quería asociar sus retratos a información sobre ellos. En general, creo que hay muchas posibilidades de contar historias con la fotografía. Puedes utilizar las nuevas tecnologías o las antiguas de formas completamente distintas. Siempre puede aportar algo a una historia y puede ayudar a su difusión.

Me encantaría desarrollar un documental web, porque me daría la oportunidad de trabajar en equipo, ya que echo de menos ese elemento de colaboración de mis años de formación. Es una dinámica completamente diferente reunir varios puntos de vista y habilidades en torno a un proyecto. Mientras tanto, intento desarrollar mi lenguaje como fotógrafa: no veo todos mis proyectos como piezas multimedia. ¡La fotografía es extremadamente poderosa por sí misma!

Blink es una plataforma de localización en tiempo real que permite a las empresas de medios de comunicación descubrir, conectar y organizar una red global de profesionales de los medios de comunicación. Más información aquí.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tu fotografía con nuestra guía gratuita de recursos. Obtén acceso exclusivo a consejos, trucos y herramientas para perfeccionar tu oficio, crear tu portafolio online y hacer crecer tu negocio.

Nombre(Obligatorio)
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo
Este campo tiene fines de validación y no debe modificarse.
es_ESES