La fotoperiodista Emily Garthwaite ve la fotografía como una terapia

La fotógrafa en ascenso comparte el proceso que hay detrás de su trabajo, que la ha llevado a todas partes, desde Etiopía hasta Iraq y la India.

EmilyGarthwaite_10

Casi todas las fotografías tomadas por Emily Garthwaite parecen cuadros, algo etéreo o totalmente imaginado por la visión de un artista. Sus sujetos -que van desde niños que juegan fuera de sus casas en Irak a mujeres afganas con atuendos tradicionales y jóvenes iraníes que protestan- parecen a la vez intactos e inspirados. Parecen totalmente representativos de sí mismos y de su entorno, pero con la presencia de algo más grande. Fotografías como éstas son las que le han valido a Garthwaite la reputación de captar en su obra esa cualidad elusiva de la conexión humana.

Esta fotógrafa afincada en Londres ha viajado mucho por su trabajo, documentando la deforestación en Indonesia, el cultivo de café en Etiopía, elefantes en Jaipur y refugiados en Calais. En 2015, Garthwaite fue elegida finalista del premio Wildlife Photographer of the Year en la categoría de fotoperiodismo y, con tan solo 24 años, su impresionante fotografía medioambiental y humanitaria ha sido publicada por revistas como Lula, I-D, Maletay My Modern Met.

Su primer documental codirigido, sobre la peregrinación a Arba'een (Irak), se estrenará este mes en Italia. Garthwaite también expondrá su serie fotográfica Iraq: El camino hacia Arbaeen y Un retrato de la India internacionalmente este año.

Nos pusimos en contacto con Garthwaite para saber más sobre el proceso que hay detrás de su fotoperiodismo, hablar de cómo se acerca a extraños para fotografiarlos, la investigación que lleva a cabo en sus imágenes y por qué ve la fotografía como una forma de terapia.

Revista Format: Hábleme un poco de su trabajo.

Emily Garthwaite: Empecé a tomar fotos cuando tenía 15 años en el mismo tipo de manera lúdica que alguien podría recoger una guitarra. Tenía aspiraciones de convertirme en pintora, y de hecho seguí por ese camino y fui a la Central Saint Martins de Londres, pero me sentí frustrada porque enseguida me metieron en el cine y la fotografía. Era algo que todo el mundo me empujaba a hacer.

Así que me convertí en fotógrafo del club-esa fue mi vía de acceso a la esfera profesional- y empecé a asistir a fotógrafos de moda. Observé cómo se comunicaban con la gente y cómo trabajaban y llegué a entender cómo se comunicaban con la gente.

En aquel momento, no había encontrado realmente mi voz ni había descubierto cómo me acercaría a los desconocidos. Acabé yendo a la India y allí fue donde todo empezó para mí y donde desarrollé mi propia voz creativa. Por aquel entonces tenía una especie de depresión maníaca y necesitaba aprender sobre mí misma y saber si podía controlarla. No buscaba activamente historias o situaciones tristes. Simplemente cargaba con mi infelicidad y esperaba poder compartir historias con la gente y crecer como persona, y quizá sus experiencias conmigo también pudieran ser positivas.

La fotografía se convirtió en una forma de terapia inmensamente importante. Es algo que me ha mantenido centrada, positiva y capaz de expresarme. Nunca he sido autobiográfica en mi trabajo, nunca me he apuntado a mí misma con la cámara, pero creo que tengo una firma creativa bastante clara e independientemente de lo que fotografíe [la gente] podrá reconocer que es mi trabajo.

EmilyGarthwaite_24

Una propietaria de una plantación de café sentada frente a su casa en Yayu, Etiopía, de Café Yayu Wildforest

¿Qué influye en su trabajo?

La gente, la intimidad, la conexión. Me gusta comunicarme con mis sujetos de cualquier forma posible. Una vez más, la fotografía fue mi forma de hablar con desconocidos y sentirme menos aislado en el mundo. Una de las preguntas más habituales que me hace la gente es: ¿cómo me acerco a la gente? Me parece muy interesante que todo el mundo quiera saber cómo lo hago.

Siempre ha sido algo tan sencillo, es simplemente: háblales. Algunas de las personas más aterradoras y gruñonas acaban siendo las más amables. Creo que me estoy decantando más por el medio ambiente y la conciencia social, después de haberme dedicado a la fotografía callejera durante bastante tiempo. Mi estilo se presta más a las historias humanas que al estilo documental.

Mis influencias son los pintores clásicos de la vieja escuela. Me encanta ir a la National Gallery y me encanta cómo utilizan la luz en este aspecto pictórico. Ahora disparo con una Leica m240, lo que me ha permitido desarrollar esa sensación pictórica. Es la riqueza de los tonos lo que considero tan importante en mi trabajo. Últimamente he reflexionado mucho sobre qué aspecto tiene mi trabajo para los demás. Es bastante difícil entenderlo cuando estás haciendo la obra, pero siempre busco la riqueza de los colores.

¿Qué espera que la gente aprenda o sienta cuando se encuentre con su obra?

Cercanía. Quiero que la gente sienta que está pasando tiempo con el sujeto o que puede ponerse en esa situación. También me gusta transformar una escena cotidiana, algo por lo que hayas pasado, como los autobuses, el metro o un puente de Bombay por el que la gente se desplaza.

Hace poco di una charla y pedí a mis amigos y familiares que describieran mi trabajo. Lo que más dijeron fue dignidad humana. Me encanta hacer que las mujeres se sientan realmente fuertes. Por ejemplo, en sus fotografías, intento elevar a las mujeres fotografiándolas justo por debajo. Siempre lo he hecho a propósito y conscientemente. También pido siempre a las mujeres que me miren, pero no sólo que me miren, sino que me miren con fuerza. Eso lleva su tiempo, pero cuando ocurre, sé que estoy fotografiando a una mujer en su mejor momento.

Siento que realmente me involucro muy íntimamente con el tema. No hace falta que haya mucho diálogo; inevitablemente, en muchas de estas situaciones hay una barrera lingüística. No importa. Siempre creo que es importante dedicar más tiempo a la comunicación. tiempo con mujeres. Suelen ser los más tímidos. En otras partes del mundo hay que pedir permiso a otras personas para fotografiarlas primero. Hay otros límites a la hora de fotografiar mujeres.

¿Cómo influyen la política o la cultura en su trabajo? ¿Hay algo que haga antes o durante una sesión fotográfica para asegurarse de que está representando adecuadamente a sus sujetos?

Sí, investigo mucho. Me he obsesionado bastante. Todo lo que pueda averiguar es muy importante.

Mi viaje a Irak [el pasado] mes de septiembre fue realmente difícil. Los medios de comunicación lo han ocultado todo, y la información ha sido limitada. Sólo pude encontrar un libro, y se basaba mucho más en los elementos religiosos del conflicto. esta peregrinación que fotografié.

Se llama Arba'een y es la mayor peregrinación del mundo: los musulmanes caminan durante 10 días hasta el santuario del imán Husayn. Fue la primera vez que sentí que no tenía suficiente información, como los antecedentes históricos, políticos y económicos. Tenía que conseguir esa información sobre el terreno. Se trataba de conocer a una familia o a un grupo de personas y que el traductor me proporcionara información y yo me encargara de ello y dijera: "¿Cómo voy a documentar a esta gente?".

Pero entre el 60 y el 70% de las veces es un proceso muy orgánico en el que simplemente fotografías lo que ves. Ha habido momentos maravillosos en los que, sin yo saberlo, he documentado algo realmente importante e inusual. Creo que el elemento sorpresa es bueno. No me gusta buscar en Google fotos de un lugar [antes de ir], me gusta verlo por mí mismo. Creo que si ya sabes cómo lo ha fotografiado otra persona, lo estropeas.

Sólo investigaría sobre textos o noticias. Lo más importante es hablar con la gente y escuchar sus historias. Ahí es donde se descubre la verdad.

EmilyGarthwaite_19

Niños en el sur de Irak, de Iraq: El camino a Arbaaen

¿Qué elementos tiene en cuenta cuando trabaja con un tema nuevo o en un espacio nuevo?

Varía en función de cada situación. Yo sólo uso luz natural. Esa es la prioridad, cómo voy a manejar la luz. Lo otro es saber que [el sujeto] dispone de tiempo y hacerle sentir que es una experiencia integradora y que no se le está empujando y haciéndole fotos, que es un proceso muy tranquilo.

Suelo tener una idea de cómo quiero fotografiarlos. Cuando empecé, todo esto me llevaba mucho tiempo porque me precipitaba y pensaba: "Tengo que hacer esta foto lo antes posible". Ahora siento que es un proceso muy tranquilo y meditativo. Creo que la fotografía es una meditación: cuanto más tranquilo estás, más tranquila está la gente.

Cuando fotografío niños, por ejemplo, nunca levanto la voz ni me pongo juguetona o tonta. Siempre permanezco muy quieta y me doy cuenta de que los niños responden a esa quietud. Es increíble la intensidad que se puede obtener del sujeto cuando se crea un espacio muy quieto.

¿Puede hablarme un poco de sus viajes? Sobre dónde has estado y cómo te las has arreglado para encontrarte con algunas de las situaciones en las que has estado.

Lo más importante que puedes hacer para enfrentarte a las situaciones es caminar. Yo camino mucho. Creo que es la única manera. No es casualidad, simplemente creo que aumentas tus posibilidades si te mueves todo el tiempo y exploras.

En cuanto a los viajes, todos han sido diferentes. Por ejemplo, estaba en Tailandia y volvíamos para dejar el coche y justo al lado de la carretera, no había viento, y se veían esas columnas de humo suspendidas en el aire y esa especie de monjes en prácticas jugueteando. Grité "¡para el coche!" y esa fue una de mis fotos favoritas de estos monjes en Tailandia. Fue algo tan instantáneo. Se trata de abrir puertas, mantener los ojos abiertos y aprovechar una oportunidad.

Sé que cuando empecé dejé pasar muchas fotos por miedo o incertidumbre o por pensar que el momento ya había pasado. Se trata de ser lo más instintivo posible.

¿Cómo cree que influye su edad en su trabajo? ¿O no?

Creo que tengo suerte de haber sabido lo que quería hacer desde muy joven. Creo que estoy más dispuesta a hacer algunas cosas por mi edad. Siento que he crecido con mis fotos. Miro atrás y sé que estoy madurando porque me doy cuenta de cosas que antes no habría visto. Hay una maravillosa ingenuidad en mis fotografías más jóvenes. Se nota que sólo quiero estar cerca de la gente. Ahora siento que se trata mucho más de elevar a la gente y ser consciente de lo que hago.

¿Qué espera conseguir en el futuro con su trabajo?

Quiero hacer fotografías impactantes que hagan que la gente se detenga. Me gustaría ser capaz de desdibujar las líneas entre las bellas artes y el arte. fotoperiodismoUna imagen puede ser informativa y estar en consonancia con el mundo periodístico, pero también puede colgarse en una galería y valerse por sí misma, incluso sin pie de foto, y ser tan artística como informativa.

Vea más fotografías de Emily Garthwaite en su sitio webconstruido utilizando Formato.

EmilyGarthwaite_3

Niños de un internado de Bihar, de Un retrato de la India

EmilyGarthwaite_1

Centro de cuarentena de orangutanes en Sumatra del Norte, Indonesia, de El precio de la palmera

EmilyGarthwaite_11

Tres hermanas alimentan a las gaviotas en Mumbai, de Un retrato de la India

EmilyGarthwaite_26

Un trabajador del café yace sobre un lecho de cerezas de café, de Café Yayu Wildforest

EmilyGarthwaite_30

Un adolescente iraní en huelga de hambre en la Jungla de Calais, de La Jungla de Calais

EmilyGarthwaite_15

Taxista en Mumbai, de Un retrato de la India

EmilyGarthwaite_7

Una trabajadora del sexo en Rajastán, de Un retrato de la India

Todas las fotos son cortesía de Emily Garthwaite. La imagen de portada es de Un retrato de la India.

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tus habilidades fotográficas con nuestro paquete gratuito para principiantes (*solo en inglés). Accede a consejos exclusivos y herramientas para perfeccionar tu arte y expandir tu negocio.

Nombre
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo

Última

es_ESES