Guía definitiva para fotografiar la Vía Láctea

¿Te preguntas cómo crear esas increíbles e inspiradoras fotografías de la Vía Láctea? Con nuestra guía y un poco de práctica, fotografiarás esos cielos nocturnos como un profesional.

greg rakozy oMpAz DN 9I unsplash

La fascinación por el cielo nocturno es algo que nos une a todos, estemos donde estemos. Hay algo en la visión de un cielo lleno de estrellas que nos hace maravillarnos ante la escala de nuestro universo y nuestro lugar en él. Por eso la fotografía de la Vía Láctea, cuando se hace bien, puede producir imágenes impactantes y memorables. Si eres fotógrafo de paisajes, de naturaleza o de cualquier otro tipo de fotografía al aire libre, las imágenes de la Vía Láctea son un complemento fantástico para tu colección. sitio web de carteras en línea que pueden diferenciarte y hacer que los clientes se fijen en ti.

Para fotografiar con éxito la Vía Láctea, o al menos la parte visible desde la Tierra, se necesitan algunos conocimientos técnicos. No hace falta ir a escuela de fotografía para dominarlo, pero requiere una planificación cuidadosa, el equipo adecuado y saber dónde y cuándo viajar para captar esa fotografía perfecta.

Equipo necesario para fotografiar la Vía Láctea

¿Alguna vez has visto una foto impresionante de la Vía Láctea y has pensado que para capturarla se ha necesitado un equipo muy especializado que tú no tienes? Aunque en algunas fotos de la Vía Láctea se utilizan equipos muy especializados, te alegrará saber que muchas de las imágenes de la Vía Láctea que ves en Internet se tomaron con equipos estándar que muchos fotógrafos ya llevan en la bolsa de la cámara. No tienes por qué comprar un equipo específico para fotografiar la Vía Láctea. Puedes aprender a fotografiar la Vía Láctea con unas pocas piezas de equipo estándar, algo de creatividad y una cuidadosa planificación.

¿Qué necesita antes de salir a disfrutar de una noche estrellada?

Fotografía de la Vía Láctea

1. Nikon D810A. Las mejores cámaras para fotografiar la Vía Láctea están dedicadas astrofotografía cámaras, como la Nikon D810A ($3799). Aunque no es una opción barata, está diseñada para fotografiar la Vía Láctea y otras escenas del cielo nocturno. Si te enamoras de fotografía del cielo nocturno y decidas centrarte en él, éste es un cuerpo de cámara que merece la pena considerar.

2. Canon 5d Mark IV. Definitivamente, puedes capturar la Vía Láctea en todo su esplendor con una DSLR más polivalente como la Canon 5d Mark IV ($2499). Este caballo de batalla de fotograma completo de 30,4 megapíxeles es conocido por su excelente rendimiento en condiciones de poca luz, con un rango ISO súper amplio de 100-32000.

3. Sony A7 III. En el extremo ligeramente más asequible del espectro, Sony ha ido reduciendo drásticamente la diferencia de prestaciones entre las cámaras sin espejo y las DSLR con su gama A7. La Sony A7 III ($1999), por ejemplo, cuenta con un sensor de imagen retroiluminado de fotograma completo diseñado para funcionar en una amplia gama de condiciones de iluminación, lo que la convierte en una buena opción para los aspirantes a fotógrafos de la Vía Láctea.

4. Sony A6000. Aunque una gran cámara de fotograma completo sin duda marcará la diferencia en la calidad de la imagen final, también puedes capturar la Vía Láctea con un cuerpo más sencillo, como las cámaras sin espejo con sensor APS C. Sony a6000 ($548). Siempre y cuando usted no está planeando hacer algo como imprimir su imagen en una revistaPuede que descubra que este modelo potente y asequible está a la altura de la tarea de fotografiar la Vía Láctea cuando se combina con el objetivo adecuado.

Objetivos para fotografiar la Vía Láctea

Elegir el objetivo adecuado para fotografiar la Vía Láctea es tan importante como elegir un cuerpo de cámara con un sensor que esté a la altura de la tarea. Como norma general, debes asegurarte de elegir un objetivo rápido y gran angular. Lo ideal es elegir un objetivo con una abertura máxima de f/1,4 - f/2,8, ya que así dejarás pasar la mayor cantidad de luz posible. En el mercado existen opciones asequibles y de alto rendimiento, por lo que no tendrás que gastarte un dineral en este aspecto.

1. Objetivo Sigma 14mm F 1.8 Art DG HSM. En el extremo superior del espectro, el Sigma 14mm F 1.8 ($1599) es una excelente elección. Disponible para monturas Canon y Nikon, este objetivo gran angular está diseñado para obtener imágenes de alta resolución y para rendir bien precisamente en el escenario de luz limitada de la fotografía de la Vía Láctea. Gracias a su luminoso diafragma máximo de F 1,8, podrá capturar una gran cantidad de luz para obtener fotografías nítidas y claras de la Vía Láctea.

2. Canon EF 14mm F 2.8. Si eres usuario de Canon y buscas un objetivo de gama alta para obtener la imagen perfecta de la Vía Láctea, no puedes equivocarte con el Canon EF 13mm F 2.8 ($2099). El luminoso diafragma F 2,8 está diseñado para soportar las exigencias de la astrofotografía, y el gran angular le permitirá captar la mayor parte posible del cielo nocturno. La corta distancia focal le permite utilizar tiempos de exposición más largos antes de ver estelas de estrellas en su imagen.

3. Rokinon 14 mm f/2,8. Si los precios de esta lista te hacen replantearte tus objetivos fotográficos en la Vía Láctea, ¡no te preocupes! Hay algunas opciones excelentes en el mercado con precios razonables, independientemente de la marca del cuerpo de la cámara con la que dispares. El Rokinon 14 mm f/2,8 ($329 - $399), disponible para Canon, Nikon y la serie A de Sony, es un objetivo muy apreciado para crear imágenes de la Vía Láctea.

4. Samyang 10mm f/2.8 ED AS NCS CS. Si dispara con un cuerpo de cámara con sensor de recorte, el Samyang 10 mm f/2,8 ED AS NCS CS ($449) es un objetivo de alto rendimiento para tomar imágenes de la Vía Láctea. Cuenta con un anillo de enfoque manual excelente y bien construido, que resulta muy útil cuando se toman fotografías de estrellas. El enfoque automático no es realmente importante a la hora de elegir un objetivo para fotografiar la Vía Láctea, por lo que poder enfocar manualmente de forma fiable es una gran ventaja.

Aunque todos estos objetivos tienen una distancia focal de 14 mm o inferior, puedes utilizar un objetivo de 24 mm. Puedes conseguir una gran imagen incluso con una distancia mayor, pero ten en cuenta que captarás menos cielo nocturno en el encuadre.

Otros equipos fotográficos de la Vía Láctea

Aunque la configuración de la cámara y el objetivo es muy importante, hay otros elementos del equipo fotográfico que harán que aprender a fotografiar la Vía Láctea sea mucho más fácil.

1. Un trípode. El primer equipo imprescindible e innegociable es un buen trípode. Como aprenderás en las siguientes secciones, fotografiar la Vía Láctea implica un larga exposición de unos 30 segundos. Esto significa que incluso el más mínimo viento, aunque sea imperceptible para ti, puede sacudir tu cámara lo suficiente como para que lo que se suponía que iba a ser una imagen de estrellas se convierta en un montón de manchas difusas.

Aunque existen algunos trípodes económicos que funcionan perfectamente en un estudio fotográfico doméstico, es posible que no estén a la altura de la fotografía de la Vía Láctea. Los trípodes del presupuesto tienden para ser menos robustos, y un trípode robusto hará toda la diferencia a su fotografía lechosa del modo. Otra característica a considerar es una cabeza que no se deslice o se mueva en absoluto porque, de nuevo, eliminar el movimiento de la cámara es absolutamente clave.

En Neewer trípode de fibra de carbono de 66 pulgadas con una cabeza de bola de 360 grados ($97.99) es ligero y resistente. Esto lo convierte en una buena opción para fotografiar la Vía Láctea, ya que es posible que tengas que caminar un poco para encontrar esos cielos nocturnos perfectos. Incluso puede convertirse en un monopié y utilizarse como bastón.

No es necesario invertir en un trípode de tamaño normal. También puedes optar por una versión mini de una marca de renombre. Algo como el Minitrípode Manfrotto PIXI EVO ($54.88) es una de esas opciones. Para fotografiar la Vía Láctea, no es necesario disponer de la altura de un trípode de tamaño normal. El minitrípode puede colocarse sobre una roca o en la parte superior de un coche, por ejemplo, y no se notará al ver la imagen.

2. Cable disparador o mando a distancia. Probablemente esté empezando a ver un tema: la fotografía de la Vía Láctea consiste en dominar el papel de la luz. la luz en la fotografía. El objetivo es que entre la mayor cantidad de luz posible en la cámara, manteniéndola lo más quieta posible. Otra pieza del equipo que te alegrará haber traído a tu sesión de fotos de la Vía Láctea es un cable disparador o un disparador remoto. Te permitirán obtener fotos lo más nítidas posible de la Vía Láctea, ya que hasta la más mínima sacudida al soltar el disparador puede estropear la toma.

Desde luego, no es necesario que compres un modelo especial de gama alta, basta con que te asegures de que el cable o el mando a distancia son fiables y, en el caso de los mandos a distancia, que lleves pilas de repuesto.

Si no tienes un cable disparador o un mando a distancia, siempre puedes programar un temporizador disparador en tu cámara. Si optas por esta opción, es mejor programar un temporizador de 10 segundos que uno de 3 segundos, aunque puede que te salgan bien 3 segundos. Un temporizador más largo significa menos posibilidades de que la cámara siga moviéndose desde el disparador.

3. Un faro LED. Como veremos con más detalle en la sección siguiente, para fotografiar la Vía Láctea tendrás que buscar cielos oscuros. Para evitar la contaminación lumínica, es probable que te encuentres en plena oscuridad. Por eso, es imprescindible llevar un faro. Un faro LED fiable te mantendrá a salvo mientras te desplazas hasta el lugar de la fotografía y te facilitará la configuración de la cámara para la toma. Eso sí, asegúrate de apagarla antes de encender la cámara.

Un faro como el Nitecore HC65 Linterna frontal LED recargable por USB ($74.95). Tiene 5 niveles de brillo e incluso una opción de luz roja. La luz roja preserva tu visión nocturna mucho mejor que la luz blanca, de la que nuestros ojos suelen necesitar unos minutos para adaptarse completamente por la noche.

Por supuesto, una buena linterna también sirve. Una linterna frontal libera las manos, pero no es imprescindible.

4. Ropa de abrigo. Lo último que quieres es recoger todo tu equipo y viajar hasta el lugar perfecto, lejos de la contaminación lumínica, para pasar frío durante toda la sesión. Es más fácil ser creativo cuando estás cómodo, así que ten en cuenta que muchos de los mejores lugares para fotografiar la Vía Láctea también pueden ser fríos por la noche.

Vía Láctea en las montañas

No existe una regla única, porque la época del año adecuada para fotografiar la Vía Láctea varía en función del lugar del mundo en el que te encuentres. Si estás en el hemisferio norte, tendrás la mejor visibilidad de la Vía Láctea entre febrero y diciembre. Será visible en la parte sur del cielo y saldrá por el este, desplazándose hacia el oeste a medida que avanza la noche.

En el hemisferio sur, la mejor visibilidad tendrá lugar entre abril y octubre. El hemisferio sur también ofrece una visión ligeramente mejor de la Vía Láctea, ya que aparecerá más elevada.

En estos meses, no obtendrás la misma toma todas las noches. El Centro Galáctico de la Vía Láctea, que es la parte visualmente más interesante visible desde la Tierra que los fotógrafos intentan captar, es más visible en determinados momentos.

Ten en cuenta que los detalles del primer plano pueden dar lugar a fotos de la Vía Láctea especialmente impactantes. Por ejemplo, detalles como formaciones rocosas, graneros abandonados o frondosas arboledas pueden resultar impresionantes con el cielo nocturno lleno de estrellas como telón de fondo. Haz que tu foto de la Vía Láctea sea única investigando posibles lugares de tu zona que den a tu imagen un elemento regional distintivo.

El otro factor que limita el tiempo de la sesión fotográfica de la Vía Láctea es la fase lunar. Puede que la luz de la luna no nos parezca muy brillante cuando miramos al cielo, pero como vas a fotografiar con un tiempo de exposición largo, te sorprenderá la cantidad de luz que la luna puede proyectar en tu imagen. Puedes capturar la Vía Láctea incluso con luna llena, pero no será tan detallada como la misma imagen tomada con luna nueva.

La luna nueva es el mejor momento del ciclo lunar para fotografiar la Vía Láctea si quieres obtener el máximo detalle y claridad, capturando el mayor número de estrellas posible. Una vez que busques la fecha de la luna nueva, puedes introducirla en PhotoPills para ver cuándo será visible el Centro Galáctico esa noche. Incluso puedes comparar la trayectoria de la Vía Láctea en luna nueva a lo largo de varios meses, y ver la composición de la toma cambiaría en función de las distintas ubicaciones de la Vía Láctea en el cielo.

la vía láctea en el cielo azul

Una buena forma de encontrar zonas con una contaminación lumínica mínima es comprobar si hay alguna zona de conservación, terreno protegido o un parque nacional a poca distancia en coche. Estos lugares suelen estar libres de la contaminación lumínica habitual e incluso de la contaminación atmosférica, a la que estamos acostumbrados en las ciudades, que también puede afectar a la claridad de tu imagen. Puedes adquirir un filtro de lente para ayudar con esto, pero no conseguirá la misma exposición nítida de la vía láctea que obtendría en una zona remota.

Ajustar correctamente la cámara

Un aspecto importante para aprender a fotografiar la Vía Láctea es comprender cómo la cámara y el objetivo captan la luz, y manipular los ajustes de la cámara para que entre suficiente luz sin perder detalle ni nitidez. Una vez que entiendas los conceptos básicos, es fácil utilizarlos como punto de partida para tu exposición y luego ajustarlos en función de tus circunstancias particulares y las condiciones de luz.

Velocidad de obturación

En teoría, cuanto más lenta sea la velocidad de obturación, más luz de la Vía Láctea llegará al sensor, ¿verdad? Si bien esto puede ser cierto, existe una limitación en cuanto al tiempo que el obturador puede permanecer abierto. Aunque la rotación de la Tierra hace que las estrellas se muevan por el cielo desde nuestra perspectiva a un ritmo muy lento, la cámara capta mucho más que nuestro ojo desnudo. Esto significa que, al cabo de unos 30 segundos, empezarás a ver estelas de estrellas en la imagen. Éstas pueden ser bellas y dar lugar a imágenes realmente interesantes, pero la fotografía de estelas estelares es un área completamente diferente de la astrofotografía y no es lo que se busca al tomar una foto de la Vía Láctea.

Algunos fotógrafos empiezan con una exposición de 15 segundos, ven cómo queda la imagen y luego reducen la velocidad de obturación gradualmente hasta que empiezan a ver esas estelas características. Si quieres ser un poco más metódico, puedes probar a utilizar la regla de los 500.

La regla de los 500 es una fórmula que te permite calcular la velocidad de obturación máxima de tu cámara y objetivo. Para una cámara de fotograma completo, basta con dividir 500 por la distancia focal del objetivo para obtener la velocidad de obturación máxima. Así, si disparas con un objetivo de 24 mm, la cifra es (500/24)= 20,83, que puedes redondear a 21. La regla de los 500 no es infalible, pero te puede proporcionar un punto de partida para tu primera exposición y puedes ajustarla a partir de ahí.

Si disparas con una cámara de sensor recortado, tienes que incluir el factor de recorte en la fórmula dividiendo el resultado anterior por el factor de recorte. Por ejemplo, si tu cámara tiene un factor de recorte de 1,5, tu velocidad máxima de obturación será de unos 7 segundos. Como puedes deducir de esta fórmula, cuanto menor sea tu distancia focal, más tiempo podrás mantener el obturador abierto antes de ver estelas de estrellas.

Existe un método de alta tecnología para evitar este problema, pero es bastante caro e innecesario sólo para los astrofotógrafos más serios. Puedes comprar una montura de cámara de seguimiento que se puede programar para seguir la cámara a la velocidad perfecta para que coincida con el movimiento de las estrellas, evitando las estelas de estrellas independientemente de tu distancia focal. Si te apetece gastar un poco más, merece la pena echarles un vistazo.

Exposure

Otra forma de conseguir la exposición más nítida posible es ajustar la sensibilidad ISO de la cámara. En este caso, las cámaras con sensor recortado están en desventaja, ya que producen imágenes más granuladas a medida que aumenta el valor ISO. Si utilizas una cámara con sensor completo, deberías poder utilizar fácilmente un valor ISO alto, en torno a 4000. Si el ruido es excesivo, puedes bajar el ISO y aumentar el tiempo de exposición. Como siempre en fotografía, es un arte encontrar los ajustes perfectos para cada situación.

En un sensor de recorte, puede que quieras empezar con un ISO más bajo, como 3000. La granulosidad y el ruido varían mucho de una cámara a otra, por lo que no existe una regla que pueda aplicarse uniformemente a los ajustes ISO como a la velocidad de obturación. La mejor forma de conocer tu equipo es salir a fotografiar y determinar hasta qué punto te sientes cómodo con el ruido a medida que aumenta el ISO.

El destino final de las imágenes también influirá en tu decisión. Por ejemplo, si solo vas a publicarlas en Internet, puedes usar mucho más ruido que en una impresión ampliada.

Aperture

Este ajuste requiere menos manipulaciones que el ajuste ISO. Básicamente, el diafragma debe estar muy abierto. Si tienes un objetivo de f 2,8, ábrelo a 2,8. Si tu objetivo sólo abre hasta f 4, prueba a disparar a f 4 y comprueba los resultados. La mayoría de los objetivos tienen una apertura óptima que está a unos pocos pasos del máximo, pero para los propósitos de la fotografía de la Vía Láctea, la apertura total casi siempre te va a dar la mejor exposición del cielo nocturno.

Balance de blancos

Mientras que los ajustes de la cámara mencionados anteriormente son fundamentales para capturar la Vía Láctea, el balance de blancos es un poco menos importante porque es fácilmente manipulable cuando estás editando si disparas en RAW.

Lo ideal es tener un control manual del balance de blancos para poder ajustarlo con precisión. Un valor entre 3000° y 4000°K suele ser el mejor para capturar la Vía Láctea. Si no tienes control manual del balance de blancos, puedes jugar con los valores predefinidos y elegir el que mejor se adapte a tu imagen. El ajuste de tungsteno es una buena opción, ya que equivale a 3200°K. De nuevo, si disparas en RAW, podrás hacer ajustes en postproducción.

Enfoque

Puede que te preguntes dónde debes enfocar exactamente si vas a capturar una imagen de la Vía Láctea. Una de las cosas que debes hacer cuando te dispongas a hacer la exposición es desactivar el enfoque automático. Puede estropear la imagen si empieza a enfocar en mitad de la exposición, así que es algo que debes hacer antes de empezar a disparar.

El enfoque manual es la mejor manera de fotografiar la Vía Láctea. Como el objetivo es que todo en la imagen sea lo más nítido posible, una técnica que puedes probar es usar el anillo de enfoque para enfocar la estrella más brillante del cielo o Júpiter si es visible.

Probar distintos modos de cámara

Para obtener la mejor imagen de la Vía Láctea, el modo manual es siempre el mejor. Aunque tengas una cámara increíble, los distintos modos automáticos no son suficientes cuando se trata de encontrar el iso, la apertura y la distancia focal perfectos para tu exposición.

Un modo con el que puedes jugar si tu cámara y tu objetivo lo permiten es el modo bulb. Este modo te permite hacer exposiciones de más de 30 segundos manteniendo el obturador abierto todo el tiempo que quieras. Es posible que las estrellas se muevan un poco, pero también puedes hacer fotos espectaculares con este modo.

Elegir entre JPEG o RAW

Ya hemos mencionado que disparar en RAW te resultará muy útil a la hora de editar tu última exposición a la Vía Láctea. Disparar en RAW te da mucho más control sobre la imagen final, por lo que es el formato de archivo preferido. Sin embargo, eso no significa que la Vía Láctea no pueda fotografiarse en JPEG. Por supuesto que sí, pero recuerda que es más importante fijar ajustes como el balance de blancos en la cámara, ya que tendrás menos flexibilidad a la hora de editar.

El formato JPEG comprime y pierde bastante información, por lo que si quieres obtener el máximo detalle y claridad, o si quieres ampliar una foto de la Vía Láctea, la mejor opción es disparar en formato RAW.

Una cosa a tener en cuenta es que los archivos RAW son bastante más grandes, por lo que querrás llevar contigo una tarjeta SD lo suficientemente grande y una copia de seguridad por si se llena mientras disparas.

Captar detalles del primer plano

Una de las mejores maneras de hacer que tu imagen de la Vía Láctea sea memorable es pensar en lo que quieres en el primer plano de la exposición. Aunque el cielo en sí será la estrella de tu imagen, la escala se vuelve impresionante cuando se presenta en relación con algo en primer plano.

Un truco para captar los detalles del primer plano se llama light painting. ¿Recuerdas el faro o la linterna que trajiste? Puedes utilizarla para mejorar tu imagen moviéndola para "pintar" el objeto en primer plano. Por ejemplo, si hay un árbol en primer plano, mueve continuamente la linterna por toda la zona del árbol para iluminarlo y hacer que destaque más en tu exposición.

La clave para hacerlo con éxito es asegurarse de que la luz se mantiene en movimiento para que no aparezcan puntos brillantes extraños. Si se hace bien, puede dar a la imagen un aspecto profesional y costoso.

Consejos adicionales para captar la Vía Láctea

Incluso si tienes todos los ajustes de cámara perfectos y has clavado la exposición de la Vía Láctea, hay algunos consejos en la fase de edición que llevarán tu foto al siguiente nivel.

Por ejemplo, puede que te preguntes cómo conseguir que tanto el cielo como el objeto en primer plano estén perfectamente enfocados. La técnica para conseguirlo, muy utilizada en las imágenes de la Vía Láctea que se ven con espectaculares objetos en primer plano, se llama apilamiento de enfoques. Puedes tomar una imagen enfocada en el cielo, otra enfocada en el primer plano y luego mezclarlas en una imagen compuesta en Photoshop.

En el postprocesado, seguramente querrás aumentar el contraste para resaltar los detalles de la Vía Láctea. Jugar con el balance de blancos también te ayudará a dar vida a tu exposición. Piensa en todas las imágenes increíbles de la Vía Láctea que has visto con salpicaduras azules frías o nubes rojas cálidas. Seguramente no salieron así de la cámara, pero ajustando unos cuantos niveles en Lightroom o tu programa de edición favorito, te sorprenderá la cantidad de detalles y colores que puedes obtener de tu exposición a la Vía Láctea.

Ahora que ya estás listo para captar algunas instantáneas llamativas de la Vía Láctea, ¿por qué no colocarlas en algún lugar donde tus fans, seguidores y clientes potenciales puedan admirarlas? Un portafolio online es el lugar perfecto para ello. Si aún no lo tienes, puedes ponerlo en marcha en un abrir y cerrar de ojos con un constructor de sitios web. Elija un constructor que tenga muchas plantillas para elegir, ya que esto significa que es probable que encuentre uno que se adapte a su negocio de fotografía marca. Si quieres vender algunas de esas láminas de la Vía Láctea como parte de tu plan de negocio de fotografíaun creador de sitios web con comercio electrónico te ahorrará la molestia de tener que trastear con integraciones de tiendas web. Ahora, ¡sal ahí fuera y captura esa exposición perfecta del cielo nocturno!

¿Buscas más consejos sobre fotografía nocturna? Échales un vistazo:

Cómo fotografiar rayos

Cómo fotografiar un eclipse solar

Consejos y ajustes de fotografía nocturna para principiantes

A4 1 4

Guía para mejorar sus habilidades fotográficas

Mejora tu fotografía con nuestra guía gratuita de recursos. Obtén acceso exclusivo a consejos, trucos y herramientas para perfeccionar tu oficio, crear tu portafolio online y hacer crecer tu negocio.

Nombre(Obligatorio)
Suscríbase al boletín Etiqueta de campo
es_ESES